Baby Etchecopar se encontraba al aire en El Ángel, su programa en Radio 10, cuando se enteró de la muerte de Cacho Castaña, su amigo, y se quedó sin palabras.Emocionado, pero sin perder el estilo verborrágico y ácido que lo caracteriza, el conductor comenzó a expresar todo su dolor por el fallecimiento del artista, en medio de fuertes críticas y con polémicas declaraciones sobre los últimos episodios que enfrentó el cantante. "Yo quiero decir que yo lo quiero mucho y lo voy a querer toda la vida. Lo amo", comenzó diciendo Baby.

"A mí no me gusta andar dando notas en las puertas de los sanatorios. No voy al velorio, no... no. Me queda lo mejor, las épocas en las que no teníamos un mango, los dos juntos. La mano de él agarrándome mi mano cuando yo estaba grave. Los buenos momentos en su casa, los asaditos, esa tarde con Lerner y Palito...", recordó, con la voz entrecortada.

"Pero quiero explicar que está donde tiene que estar porque estaba sufriendo mucho. Hace dos años no era Cacho. Yo tengo una gran indignación y lo quiero decir públicamente. Cacho estaba muy enfermo, muy gastado. Pero lo gastaron más los hijos de puta que lo escracharon", se quejó Etchecopar.

Según publicó Clarín, el conductor se refirió directamente a la contreversia que se generó luego de una frase de Castaña que le significó un repudio generalizado, shows suspendidos y escraches. "Si la violación es inevitable, relájate y goza", había dicho Cacho en enero de 2018, en un móvil para Involucrados.

"Los hijos de puta que le levantaron las últimas funciones de su vida en los grandes teatros de la Calle Corrientes", siguió diciendo Baby. "A ustedes, hijos de puta, les hablo. Y ustedes, hijos de puta, saben quiénes son. Ustedes, hijos de puta, se llevaron el 50 por ciento de la dignidad de Cacho. Y saben, porque van a estar en televisión diciendo que lo lamentan, pasando los videos de él y su música. Después de que lo humillaron hasta que se cansaron".

La bronca de Etchecopar llegó incluso al colectivo de mujeres, al que el periodista se refirió como "los chiflados estos de los pañuelos verdes". "Y después de que lo hicieron pedir disculpas públicamente. Y después de que aparecieron los chiflados estos con los pañuelos verdes a escracharlo en la puerta de los teatros, a tirar piedras. Ustedes, hijos de puta, se llevaron la mitad de la vida de mi amigo", disparó.

Luego, Baby aclaró que no va a ir al velatorio y apuntó sus cuestionamientos sobre los supuestos amigos que van a hablar sobre el músico. "Ahora van a aparecer un montón de amigos. amigos íntimos y recuerdos, y los 'Cacho fue un fenómeno'. Pero nadie puso la cara cuando lo escracharon y le pegaron. Yo tengo a mi productor, que fue como un hijo para él. Seguramente está llorando. Hace 25 años, Cacho cantaba Café La humedad por la comida en My Friend David, en Olivos. Y nos daba de comer a nosotros porque no teníamos ni para comer. Miguel (el dueño del restaurante) era su íntimo amigo, y debe estar destrozado", recordó Baby.

"Tuvo muchos amigos de verdad, no los que aparecen todos los días, de monigote, a hacerse fotos. Yo voy a hablar por mí, no por los demás. Yo no voy a ir al velorio, no voy a aparecer en las revistas. Seguramente después estaré para darle una mano a Marina (la esposa de Cacho), que le dio la vida. Y que quedó sola. Ahora hay que apoyarla a ella. Tampoco voy a pasar un tema de Cacho Castaña, ni ahora, ni mañana ni nunca. Gracias por todo lo que nos diste, nada más", cerró el conductor.

Comentá y expresate