"La presencia de animales ha crecido en los últimos 20 años. Los animales han recolonizado, han utilizado viejas zonas de movimiento y Mar del Plata está dentro de esas zonas. Hemos tenido la presencia de muchos animales que se quedan en la costa", expresó el biólogo Diego Rodríguez, quien integra la mesa de las ballenas en representación de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Embed

"Hemos retomado las actividades y hemos trabajado mucho con la Prefectura. Salió una disposición que ordena la interacción entre las embarcaciones y las ballenas. Para controlar distancias y velocidades prodenciales, para evitar que haya peligro para animales y las embarcaciones", expresó el profesional.

Uno de los puntos fijos para el avistaje de ballenas sería Playa Chica, en donde funcionó un local gastronómico y hoy solo queda una estructura. "Se han presentado propuestas en el Concejo Deliberante para esta hermosa costa pueda ser un corredor ambiental. La idea general es tener un corredor costero de información con varios puntos, un punto clave es la observación de ballenas. Se está trabajando con clubes de buceo para hacer este corredor a lo largo de Mar del Plata", completó Rodríguez.

image.png

Por su parte, la Prefectura Naval Argentina brindó una serie de recomendaciones ante la presencia de ballenas para quienes naveguen frente al litoral Atlántico Bonaerense, ante el crecimiento estacional de la población de este animal.

Toda persona que realice actividad náutica deportiva (kitesurf, windsurf, kayakismo, remo, pesca deportiva de costa o embarcada, stand up paddle, vela ligera u otras que se pudieran implementar) o comercial, ante el avistaje de cetáceos (cualesquiera fueran) deberá mantener una distancia prudencial de al menos 200 metros.

Se prohíbe el acercamiento o aproximación a cetáceos durante el desarrollo de actividades de buceo, ya sea en forma deportiva o comercial, a fin de evitar accidentes o acaecimientos que puedan provocar lesiones a las personas o a los especímenes tratados.

Disminuir la velocidad y sin detener la marcha adoptar recaudos de vigilancia, a fin de evitar colisiones o aproximaciones a distancias inferiores a la indicada, con ejemplares de cetáceos, enfáticamente durante la época de mayor presencia, entre mayo y diciembre de cada año.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate