Luis Barrionuevo no ocupó todavía la sede del PJ nacional en la calle Matheu pero apura el cambio de firma en el Banco Nación para tener acceso de la cuenta corriente partidaria donde hay, según el detalle judicial, más de 5,6 millones de pesos.

El jefe sindical, según supo Clarín, inició este viernes la gestión administrativa y forma parte del trámite de la intervención: además del inventariado de lo que hay en la sede, notificar sobre el patrimonio y acceder al manejo de los fondos.

La medida dictada por la jueza María Romilda Servini de Cubría, que los apoderados del PJ apelaron y será, la semana próxima, analizara por la Cámara Nacional Electoral (CNE), otorga a Barrionuevo plenos poderes, que incluyen el control administrativo del partido.

Los abogados partidarios, encabezados por Patricia García Blanco, pidieron en la apelación sea de carácter suspensiva para que la intervención de Barrionuevo quede en stand by. Eso lo debe resolver, primero, la propia Servini.

En estos días trascendió que antes del gremialista, varios dirigentes fueron sondeados, de manera directa o indirecta, para hacerse cargo de la intervención, entre otros a Eduardo Duhalde, Ginés González García y hasta a Miguel Angel Pichettohabrían sido tentados con ese rol.

Fuente: Clarín.

Comentá y expresate