Belén Francese reveló que confundió los síntomas del embarazo con los del coronavirus. "Cuando supe que estaba embarazada, quedé en shock porque me sentía rara y creí que tenía Covid", contó entre risas en el programa “Hay que ver”.

"Había un asado en casa pero igual me hice un test y dio positivo. Como no estaba segura del todo le escribí a mi ginecóloga. Me dijo que me hiciera otro test. Esta segunda vez no quise ver el resultado, y lo dejé escondido en el baño. No le dije nada a Fabián porque no me animaba”, confesó.

Enterarse del embarazo fue “muy fuerte” para ella. “No caí por tres días. A las 4 de la mañana no podía dormir, lo desperté, le dije que estaba nerviosa, que creía que tenía Covid pero que me hice un test de embarazo y me había dado positivo. Ahí se despertó, le conté que había un segundo test en el baño y fue a buscarlo. Cuando vio que también dio positivo, se puso a llorar”, contó emocionada.

“Después me hice el de sangre. Me hice como cuatro análisis para estar segura. Estaba en shock y eso no me dejaba entender hasta que la ginecóloga me dijo: '¿qué parte no entendés? Estás recontra embarazada'", relató nerviosa.

Embarazada de tres meses y medio, la modelo dijo que ella y su marido ya saben que es "un varoncito", pero que aún no decidieron el nombre. "Sí sé que va a tener dos nombres y que el segundo va a ser bíblico, por protección y porque es un clásico en la familia. Somos muy creyentes. De chiquita quería ser monja. En la familia hay cuatro monjas y tres sacerdotes", agregó.

Francese y su marido, Fabián Lencinas, se casaron el 28 de diciembre en Mendoza y planean volver hacerlo en Buenos Aires. "Nuestro sueño era casarnos y formar una familia y en poquito tiempo tenemos todo. Cuando nos enteramos que estaba embarazada quisimos acelerar el casamiento para que fuera más mágico. Más adelante vamos a casarnos por iglesia. Por ahora estoy en pecado mortal. Sí, me casé en pecado", ríe divertida.

Feliz, Belén asegura que a pesar de que ya pasaron unos meses le cuesta darse cuenta que está viviendo esta felicidad. "A las 6 de la mañana tomo agua, todos los días, muy sedienta. Y cuando vuelvo a la cama despierto a mi marido y le digo: 'mi amor voy a ser mamá'. Así, desnuda. Me cuesta entenderlo. Y él me dice: 'si mi amor, vamos a tener un bebé'. Cuenta también que tiene antojos por "cosas sanas, zapallo y zanahoria. Ya veo que el niño sale anaranjado. Y me pasa que cosas que me gustaban mucho, ahora me dan asco, como por ejemplo la gaseosa. Además me puse arisca y también más hot".

Comentá y expresate