Juan Carlos Belmonte, el ex jefe de la División de Licencias de Conducir de la Dirección de Tránsito municipal, que fue condenado a 14 años de prisión por ser considerado jefe de una asociación ilícita que emitía licencias de conducir truchas, dejó este martes la cárcel de Batán y ya cumple la prisión domiciliaria.

El beneficio había sido otorgado en noviembre del año pasado por los problemas de salud que afectan a Belmonte, aunque recién se efectivizó este martes con la llegada de la tobillera electrónica. “Estábamos en lista de espera. Ahora llegó la pulsera y por eso cumplirá el arresto domiciliario”, expresó Sergio Sosa Ortega, abogado defensor de Belmonte.

El Tribunal Oral en lo Criminal N°2 reconoció en noviembre que Belmonte tenía distintas complicaciones de salud, luego del planteo realizado por la defensa. “Tiene un síndrome de varias enfermedades. Es hipertenso, tiene problemas cardíacos, en los riñones… Son cosas que fueron todas probadas en la causa. Fueron estudiadas con peritos oficiales y se le hicieron exámenes”, detalló Sosa Ortega.

Belmonte, de 71 años, tuvo que ser atendido en varias ocasiones en el Hospital Interzonal. “Ha tenido picos de presión que llegaban a 22 o a 23”, expresó su abogado. Ahora, cumplirá la condena en su domicilio.

Comentá y expresate