El ex jefe del área de Licencias de Conducir del municipio, Juan Carlos Belmonte, declaró ante los jueces Alexis Simaz, Néstor Conti y Roberto Falcone por conformar una asociación ilícita e incriminó al actual intendente Carlos Arroyo y a su hijo, el concejal Guillermo Arroyo.

"Vinieron a renovar el registro vencido y pidieron no rendir el práctico y el teórico. Se los firmaron sin haberlos rendido", dijo.

También apuntó contra el ex intendente Gustavo Pulti. "Arrancó pidiéndome que Carlos Cheppi tuviera el registro sin tener que rendir los exámenes. Luego lo hizo con el ex jefe del Diario El Atlántico y así continuó. Cuando yo le dije que eso podía tener consecuencias me dijo que él era el intendente y que no las iba a haber", afirmó Belmonte.

Por otro lado, Veónica Benedetti, imputada en la causa, se presentó ayer en el Tribunal Oral en lo Criminal N°2 e incriminó aún más a Belmonte. Los magistrados aceptaron la participación de 110 testigos para el debate.

Además de Belmonte y Benedetti, están imputados Luis Alberto Belmonte, Alberto Zelaschi, Sabrina Soria, Leda Araya, Raúl Hernández, Fernando Peña, Viviana Pared y Ester Bonifini. La causa está caratulada como “Belmonte, Juan Carlos y otros s/asociación ilícita, incumplimiento de deberes de funcionario público, falsificación de documento público, etcétera”.

La banda vendió más de 15 mil registros de conducir ilegales, según estimaron fuentes judiciales. Por día, la organización tramitaba entre 50 y 70 carnets apócrifos y cada integrante de la asociación ilícita facturaba -en promedio- hasta 17 mil pesos por semana.

Los imputados vendían cada registro ilegal a $600 y los carnets profesionales (colectiveros, taxistas, remiseros y camioneros) a $800. La banda cobraba hasta $3 mil cada registroa quienes tenían problemas de salud y no habían aprobado el examen médico. "También se aprovechaban de los ancianos: les cobraban entre $1500 y $2000", dijeron fuentes judiciales. Uno de los imputados confesó que se compró una casa con la plata de las coimas.

En 2014, en el marco de una investigación que lleva adelante el Ministerio Público Fiscal por la impresión y entrega de licencias de conducir apócrifas, efectivos de Prefectura allanaron las oficinas del distrito Descentralizado El Gaucho, donde además fueron detenidas 25 personas. Entre los involucrados hay funcionarios municipales de carrera.

Los investigadores creen que el jefe del área de Licencias de Conducir, Juan Carlos Belmonte, era el jefe de la banda que se dedicaba a otorgar licencias de conducir truchas.

Comentá y expresate