Comenzado el juicio por la venta de licencias de conducir “truchas”, en el cual se juzgarán a 12 personas por la conformación de una supuesta asociación ilícita, uno de los principales acusados, el entonces titular del distrito descentralizado “El Gaucho” y considerado el líder de esta banda, Juan Carlos Belmonte, dialogó con Telediario Noche, el noticiero de Canal 10, rompió el silencio y adelantó que probarán que “esta causa se armó”.

“Toda mi familia la está pasando mal”, dijo el ex funcionario, quien remarcó que a pesar de no haber declarado “por consejo de mis abogados”, esta vez sí lo hará. “Yo no cometí un error. Trabajaba para alguien y se lo diré al juez primero, porque sería irrespetuoso contarlo a los medios. Alguien superior mandaba”, afirmó.

Belmonte dijo que cada vez que el sistema se caía, “se trabajaba igual ‘por orden de’ -un superior- e iban personas que sacaban el registro sin saber si tenían multas o alguna irregularidad”. “Nos obligaban a trabajar, porque no querían que hubiera gente afuera quejándose. Y trabajábamos, porque nadie quiere quedarse sin trabajo”, consignó el ex titular del “Gaucho”.

“Como el personal no quería trabajar porque no andaba el sistema, venía el secretario de Gobierno o el sub secretario y ellos le abrían la puerta a la gente. Las compañeras tenían que salir por las ventanas”, afirmó Belmonte.

Por la polémica de las licencias “truchas”, hubo un sumario en la empresa, en la cual participó todo el personal, que fue sobreseído, salvo dos superiores que no declararon.

Yo no he falsificado ningún documento. Mi firma estaba digitalizada”, aseguró Belmonte. “Sé cómo he obrado. No tengo miedo a ir preso. Vivo en la misma casa, que era de mis padres, y cualquiera me puede ver por la calle. A mí me saluda todo el mundo. Hay personas de la administración anterior que no pueden salir de sus casas”, finalizó el ex titular, quien fue citado a juicio oral y público por la tramitación de dichas licencias falsas.

La banda vendió más de 15 mil registros de conducir ilegales, según estimaron fuentes judiciales. Por día, la organización tramitaba entre 50 y 70 carnets apócrifos y cada integrante de la asociación ilícita facturaba -en promedio- hasta 17 mil pesos por semana.

Comentá y expresate