En medio de las mayores tensiones geopolíticas en 30 años por la guerra entre Rusia y Ucrania, las alianzas internacionales comienzan a disponerse en torno al conflicto. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está realizando su primera gira por Asia desde que está al mando de la Casa Blanca y, a pesar, de su amistad preexistente con el presidente chino, Xi Jinping, no dudó en decir que su país intervendría militarmente si China intenta "tomar Taiwán por la fuerza".

Es que, el conflicto entre China y Taiwán también viene de larga data y en varias oportunidades hubo escaladas de tensión, aunque no fueron consumadas. Beijing considera a la isla como una parte "inalienable" de su territorio, mientras que los taiwaneses afirman ser un estado independiente.

Compromiso con Taiwán

En una conferencia de prensa brindada en la capital de Japón, Tokio, Biden dijo que “Estados Unidos se ha comprometido a apoyar la postura de ‘una sola China’, pero eso no significa que China tenga la jurisdicción de usar la fuerza para tomar Taiwán”.

Al ser consultado por una intervención militar estadounidense en caso de que China decida invadir la isla, Biden afirmó sin dudarlo: "Sí, nos hemos comprometido a ello".

image.png

Según el presidente norteamericano, China "ya está flirteando con el peligro de volar muy bajo y con otras maniobras" sobre Taiwán. Además, señaló que una invasión china a Taiwán sería comparable a la agresión que Rusia está llevando a cabo en Ucrania.

En relación a las represalias internacionales que un movimiento militar de este tipo, Biden explicitó que las sanciones que fueron aplicadas a Rusia "envían un mensaje sobre el coste que tendría intentar tomar Taiwán por la fuerza”, algo que “resultaría en una condena a largo plazo”.

El trabajo conjunto de Estados Unidos y Japón

La comparecencia del mandatario de la Casa Blanca fue junto al primer ministro japonés, Fumio Kishida, con quien había abordado la situación de Taiwán y las formas de mejorar la cooperación ante desafíos internacionales en la región, como los que presentan China y Corea del Norte.

Frente al "comportamiento cada vez más coercitivo de China" y al desarrollo de armas de Corea del Norte, los líderes nacionales prometieron reforzar la colaboración. Según sus miradas, algunas acciones que lleva a cabo Beijing "vulneran la legislación internacional" y, por eso se comprometieron a "vigilar sus acciones militares" en la región de Asia-Pacífico; incluyendo sus colaboraciones con Rusia.

Así, volvieron a remarcar su contraposición a "cualquier intento de cambiar el ‘statu quo’ por la fuerza en el mar de China Oriental y en el mar de China Meridional”.

image.png

“La invasión de Ucrania nos ha llevado a reafirmar este compromiso para que no haya ningún intento unilateral de este tipo en la región”, dijo Kishida, quien aseguró que los países aliados defienden "la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán" y que confía en la respuesta que otorgaría Estados Unidos en caso de una escalada.

Biden destacó al mismo tiempo que otro objetivo es "garantizar la libertad de navegación en el Pacífico" y que Japón y Estados Unidos necesitan "incrementar las capacidades de disuasión".

Por eso el mandatario japonés le indicó a su par estadounidense su voluntad de “aumentar las capacidades y el presupuesto nacional de Defensa”, y de incluso mejorar las posibilidades militares de Japón "para poder atacar bases enemigas de forma preventiva".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate