La inflación atraviesa la economía nacional y la estrategia para contenerla es el quid de la cuestión. Hasta ahora, los esfuerzos del Ministerio no han sido suficientes y las alternativas propuestas no hacen más que pronosticar un aumento en el índice inflacionario en los próximos meses (el de marzo fue del 6,7%).

Actualmente, en Argentina hay 7.321 millones de billetes de pesos en circulación. El de valor más alto es de $1000. Y existen varias propuestas en el arco político que apuntan a aumentar el valor de los billetes, entendiéndolo como una estrategia para frenar la inflación.

Por caso, la diputada nacional Ana Carla Carrizo, que pertenece al espacio Evolución dentro del radicalismo, propuso que el Banco Central emita un billete de $5.000, y que sea temático sobre "la ciencia argentina".

Por su parte, el diputado del PRO Federico Angelini presentó una iniciativa que insta a sacar billetes de $2.000 a $20.000. Al mismo tiempo, el legislador radical Ricardo Buryaile propuso billetes de $2.000, $5.000 y $10.000. Ambos sostienen que el objetivo es generarle un ahorro al Estado nacional de aproximadamente u$s400 millones en costos de emisión, así como también facilitar el manejo de pesos en efectivo.

Billete de 1000 pesos.webp

Según le indicaron fuentes de Casa Rosada al sitio iProfesional, el Gobierno nacional no tiene en sus planes que el Banco Central emita billetes de mayor valor en pesos ya que apuntan a "incentivar el uso de pagos electrónicos e ir desplazando de a poco el efectivo".

Ese mismo medio recogió las opiniones de algunos especialistas, que manifestaron sus posturas al respecto. El director de Analytica, Claudio Caprarulo, dice: "Ese vuelco hacia lo digital es lo que permite, aun a pesar de los elevados niveles de inflación actuales, que haya menos presión por cambios en la nominalidad de los billetes de la que se observó en otros momentos similares".

El economista de la consultora EcoGo, Sebastián Menescaldi, argumenta: "Es cierto que, si no se incrementa el la nominalidad del billete más alto, se dificulta un poco la economía informal". Pero señala que, con instrumentos alternativos como las cripto o dólares informales, eso se puede superar.

Por su parte, el economista Federico Glustein sostiene: "Fomentar las transacciones digitales y los e-cheqs, además de reducir el circulante de papel, son medidas necesarias en este contexto del país en el que la informalidad de la economía ronda el 40%".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate