Tras un multitudinario banderazo, los hinchas de Boca siguieron en caravana, por la avenida Almirante Brown, al micro del plantel Xeneize, hasta el aeropuerto de Ezeiza. Desde allí, a la 1.30, Guillermo Barros Schelotto y compañía partieron rumbo a Madrid, donde jugarán la revancha de la Superfinal ante River.

El momento más emotivo de este banderazo que se convirtió en caravana fue cuando el ómnibus pasó por el Parque Lezama. Allí, miles de fanáticos le brindaron el último aliento antes del histórico partido del domingo que definirá al nuevo campeón de la Copa Libertadores de América, publicó TyC Sports.

Embed

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate