Boca ya no depende de sí, pero por un momento, cuando Junior gritó el 1-0 por un penal mal sancionado se veía afuera de la Copa Libertadores. Por eso el 1-1 alcanza para mantener la ilusión. Para enfocar el futuro inmediato con la chance concreta de gritar bicampeón en la Superliga y definir su futuro copero contra Alianza Lima, el rival más flojo del grupo, en la Bombonera.

Antes de lo previsto, en la penúltima fecha de la fase de grupos, Boca tuvo que jugar una final en la Copa Libertadores. Y así quedó claro desde el primer minuto bajo el calor sofocante y la humedad de Barranquilla.

Con Tevez como faro de ataque, con Pavón bien abierto a la izquierda y Bebelo Reynoso flotando de la derecha al medio, la idea del equipo argentino era jugar de igual a igual. Y lejos de Agustín Rossi.

A los 32 minutos, en una jugada aislada por la derecha del ataque local, Marlon Piedrahita recibió de espaldas en el ingreso al área. Cuando intentó girar, llegó al cruce Wilmar Barrios y el jugador de Junior antes de sentir el contacto se tiró para simular el penal.

Embed

El árbitro ecuatoriano Roddy Zambrano dudó y tardó en señalar el punto del penal. Hasta pareció apoyarse en su asistente número dos, Luis Vera, para finalmente sancionarlo y generar la furia de todo Boca.

Luis Carlos Ruiz se hizo cargo del penal y su remate, ajustado contra el poste izquierdo, fue alcanzado por Rossi. Pero la pelota volvió a quedarle al atacante de Junior (tras un desvío en el palo) y puso el 1-0.

En el segundo tiempo llegó rápido el desahogo para el equipo de Guillermo. En un tiro libre desde el costado izquierdo, Pavón se animó y le pegó derecho al arco desde un ángulo cerrado. La pelota se desvió en el camino en Ruiz y dejó sin chances al arquero Viera.

Embed

El final fue apuro nervio. Porque Rossi estuvo a punto de mandarse otro blooper que terminaba en gol en contra. Porque Sebastián Pérez entregó corto un pase atrás y obligó a un cierre puntual de Magallán cuando Teo se preparaba para ser el gran verdugo.

Respira Boca. Ya no depende de sólo de sí. Necesita que Palmeiras le saque puntos a Junior en Brasil y ganarle a los peruanos de local. Todo está por definirse. Y el miércoles 16 de mayo, el equipo del Mellizo se jugará su última ficha.

Comentá y expresate