Quizás sea el rubro más difícil de imaginar como regreso a la normalidad. A lo que fue antes de mediados de marzo, cuando la pandemia golpeó las puertas del país y la cuarentena suspendió todo tipo de actividades no esenciales.

Cómo será ir a bailar en tiempos de coronavirus. Qué requisitos y condiciones. Cómo serán los cuidados. Qué garantías habrá para asistentes y personal de esos espacios de diversión. Algunas de estas respuestas posibles quedaron en manos de funcionarios del gobernador Axel Kicillof de parte de directivos de la Cámara Empresaria de Discotecas y Bares de la provincia de Buenos Aires (CEDIBBA).

Su proyecto de protocolo intenta ser una guía de seguridad en el manejo de esta actividad cuando se permita volver a abrir las puertas de locales nocturnos, que llevan cerrados cuatro meses. Lo recibieron Marcelo Montero, director provincial del Registro de Bebidas Alcohólicas (REBA) y el Registro Público de Controladores de Admisión y Permanencia (RECAP), con el compromiso de evaluarlo y dar una respuesta a corto plazo.

Los empresarios Carlos López, Gerardo Jara y Gustavo Mustoni (Palmer) -que son presidente, secretario y vocero, respectivamente- brindaron a las autoridades un panorama del sector y las posibilidades para una futura reapertura.

“Si bien todavía no estaría determinada una fecha cierta para la apertura de los locales en cuestión, estamos en preparativos y somos optimistas respecto a homologar criterios con las autoridades”, señaló Jara-

El proyecto de protocolo quedó para ser leído y revisado por la administración provincial a efectos de evaluar medidas y posibles modificaciones complementarias, siempre con el objetivo de encontrar el mejor modelo para los resultados esperados.

En la cámara están agrupadas unas 750 discotecas de toda la provincia. Afrontan las consecuencias de la inactividad, con altos costos de mantenimiento de inmuebles y personal durante casi un tercio del año en el que no han facturado.

Cómo sería

Lo que proponen los empresarios comienza por la atención al público. En primer lugar, que ninguno de los empleados esté dentro de la franja de edad de riesgo. Para todos se dispondría testeo de olfato al ingresar al horario laboral y toma de temperatura. También se requerirá un diagnóstico para asegurar que no haya otros síntomas compatibles con Covid 19.

En el ingreso y las barras los trabajadores deberán utilizar barbijos, guantes y máscaras protectoras, además de disponer alcohol en gel. Y el del área de mantenimiento y limpieza, además del equipamiento adecuado, deberá disponer de elementos de higiene y desinfectar baños con periodicidad.

boliches.jpg

También personal técnico está obligado a movilizarse dentro de estos establecimientos con máscaras, barbijo y guantes, en particular cuando compartan un mismo espacio. Y todo el personal deberá afrontar formación especial en cuidados propios de Covid 19 a efectos de prevenir contagios.

López dijo que la reapertura sería gradual, con un primer paso que se daría con los bares para luego avanzar hacia los locales bailables. En ambos casos las superficies a habilitar serían parciales y se ampliarán en la medida que las condiciones sanitarias mejoren y lo autoricen desde las administraciones competentes.

Las fechas son inciertas hasta el momento pero los empresarios tienen expectativas de que el sector pueda comenzar su proceso de reactivación recién hacia fines de noviembre o comienzos de diciembre.

Comentá y expresate