"La sensación fue como una golpiza, del tipo 'te vamos a dar para que te calles y no se te ocurra volver a hablar'. Estoy volviendo a hablar por eso. A pesar de que me da mucho miedo, pero si no atravieso ese miedo, me va a destruir la vida igual. Simplemente porque estoy diciendo la verdad", dijo Valeria Bertuccelli.

La actrizlamenta que desde que denunció públicamente el maltrato que recibió por parte de Ricardo Darín durante Escenas de la vida conyugal, cada vez que brinda una entrevista le preguntan sobre ese escándalo. "Empecé a sentir que es una manera de reducirme tremenda, y de reducir a las mujeres", se sinceró la actriz que reveló detalles de lo que sufrió con su compañero durante el 2014 cuando protagonizaban la obra teatral.

Según su relato, trabajaba en medio de situaciones muy tensas, "con gritos, puteadas, pésimo clima de trabajo". "Alguna vez escuché decir a alguien en la tele 'ay, pero por unos grititos' y pensaba que naturalizar eso, ese maltrato, es un error enorme. Nadie puede hacer su trabajo entre gritos e insultos", aseguró en una entrevista en Página 12.

"Hicimos muchísimas funciones, pero me ha pasado de estar en una escena muy difícil de hacer, donde yo tenía que caer al piso partida del llanto y a la mitad de eso él estaba al costado del escenario, en bambalinas por supuesto, la única que podía escucharlo era yo, puteando a los gritos. Obviamente eso atenta contra tu trabajo, traté de hacerlo como pude porque pensé que se había caído una luz o algo y cuando terminé y le pregunté qué pasaba me dijo 'es que están tosiendo, te distraen, son unos hijos de puta'", contó Bertuccelli.

La actriz explicó que lo habló en reiteradas ocasiones con su entonces compañero de obra y que él primero la trataba de "loca", le juraba que no volvería a ocurrir, luego se disculpaba a través de un mensaje de texto y que, incluso, ha ido hasta su casa -la que ella comparte con su marido, Vicentico, y sus hijos- para pedirle nuevamente perdón.

Pero todo empeoró cuando Bertuccelli le anunció que abandonaría la obra. En la última escena -según su testimonio- recibió maltrato físico sobre el escenario y no tuvo las disculpas correspondientes por parte de Darín. "Había un empujón y me empujó más fuerte de lo que debería haberlo hecho", detalló.

"La verdad es que para mí esto siempre fue complicado de decir porque sucede mil veces actuando que empujes, que te empujen más fuerte, y es parte del trabajo de la actuación dejar el cuerpo más flojo para no lastimarte, es algo delicado pero la lógica indica que si yo te empujo más fuerte de lo normal cuando ya hicimos esa escena mil veces, te pido disculpas enseguida", agregó.

"En ese momento, había una tensión tremenda, mi cuerpo estaba lejos de estar flojo y me asustó ver que se llegara a eso. No fue el golpe en sí mismo sino llegar a eso. Cuando volví a mi casa lo llamé a mi representante y le pedí que arme una reunión y que hablen con Ricardo", continuó la actriz.

Valeria no recibió las disculpas que hubiera querido escuchar por parte de su compañero y por eso exigió que en la función siguiente hubiera alguien viendo: "Si no, no me subía al escenario".

Fue entonces cuando Darín la llamó por teléfono "de la misma manera". "Diciéndome que yo estaba loca, y al otro día me llamó para pedirme de hablar antes de la función. Fui a su camarín y tuvimos una charla donde me dio una explicación y me dijo que le cambiaron la plantilla y se resbaló, por eso había caído más fuerte sobre mí. Me hubiera gustado que esa explicación fuera apenas pasó y no después de haberme dicho que estaba loca. A pesar de todo terminó el teatro y yo volví a mi vida".

Sobre el apoyo de las actrices a Darín: "Me dolió. Porque aparte ninguna estuvo ahí. Pero más allá de eso no quiero de ninguna manera verlas como enemigas. Entiendo que es como funciona el patriarcado: romper lazos de solidaridad entre las mujeres. Cuando yo hablé creo que Ricardo tuvo un primer impulso de salir a pedir disculpas de verdad y después le ganó el ego y no pudo, y no solo eso sino que cuando vio que yo me quedé callada se envalentonó. Y yo me esforcé mucho por llamarme a silencio, para poder escucharlo y reflexionar, entender y pensar. Y además estábamos a días del 8A (NdR: fue el debate en el Senado por la ley de la interrupción voluntaria del embarazo), o sea que si salía a contestar yo hubiera sido doblemente oportunista. Él salió a contestar y no solo no fue oportunista, sino que hizo toda la prensa de su película con esto cuando podría haber dicho 'voy a esperar que pase mi película y el 8A y recién ahí voy a salir a contestar'. Pero a él nadie lo tildó de oportunista".

Sobre la reacción de Norma Aleandro (directora de la obra), que se sorprendió de las declaraciones de Bertuccelli: "Me sorprende mucho. No sé por qué lo dijo pero si sé que la obra sigue hasta el día de hoy: son un equipo de trabajo. Me da risa cuando los periodistas dicen 'fuimos a hablar con tal' y con los que van a hablar son ellos. Si siguen todos trabajando juntos. Incluso hay gente que vio todo que no diría nada a favor mío porque trabaja ahí hace 50 años y andá a pedirle a alguien hoy, como está este país, que ponga en riesgo su trabajo para defenderte. Me dolió mucho sentir que todo fue reducido a un chisme de programas del corazón. Yo no dejo que nadie me maltrate, no hago nada con lo que no esté artísticamente de acuerdo y me bajé de un éxito y sobre eso nadie, absolutamente nadie, dice nada y reducen todo a una disputa entre machos. Imaginate si hoy pasa todo esto, ¿qué hubiera pasado cuatro años atrás?".

En junio de este año, Valeria Bertuccelli le contó a Luis Novaresio los verdaderos motivos por los que decidió abandonar Escenas de la vida conyugal en medio del éxito teatral. Después de que hiciera pública su denuncia, Ricardo Darín salió a hablar y le pidió perdón en una entrevista telefónica en Intrusos, horas más tarde de que saliera a la luz el escándalo que tuvo lugar en 2014 cuando compartieron escenario.

"Con Valeria tuvimos desinteligencias, que son normales entre compañeros de trabajo. Nunca la maltraté, jamás. Ella no habló de maltrato, habló de destrato. Eso me parece que es peor; una especie de abandono. Pero yo nunca la abandoné. Puedo ser un poco obsesivo con el trabajo. Y nunca la maltraté, por lo menos a voluntad. A veces uno se puede sentir destratado por algo que alguien dice involuntariamente, y a ese punto es al que voy para pedirle disculpas", dijo en ese entonces el actor.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate