Este viernes, el Gobierno de Reino Unido pidió perdón a la Reina, Isabel II, por haber celebrado dos fiestas en las vísperas del funeral del duque de Edimburgo. Esta información se conoció el jueves a última hora y coloca fuerte presión sobre el primer ministro inglés, Boris Johnson.

Según informó el diario Daily Telegraph, el 16 de abril de 2021 hubo dos celebraciones que confluyeron en la calle Downing Street, que alberga las residencias oficiales del primer ministro del Reino Unido y del Canciller de la Hacienda, cuando las restricciones por la pandemia de Covid-19 prohibía reuniones en espacios cerrados entre personas no convivientes. Esta imagen genera un gran contraste con la del día siguiente, cuando la Reina Isabel II se sentó sola en el funeral de su marido.

image.png

Según informó una portavoz de Downing Street, ese día el ex portavoz gubernamental, James Slack, se despedía de sus compañeros de trabajo para iniciar labores en el periódico The Sun.Según confirmó esta fuente, Slack "dio un discurso de despedida" y agradeció a sus compañeros, parte de los cuales "estaban trabajando desde casa".

En un principio, desde Downing Street evitaron responder a otras dudas, pero luego optaron por realizar un pedido de disculpas formal dirigido específicamente a la Reina y al Palacio de Buckingham en el que consideran "muy lamentable" la organización de estas fiestas "en un momento de duelo nacional".

"Este evento no debería haberse celebrado en ese momento. Lo siento profundamente y asumo toda la responsabilidad", dijo James Slack, en una nota difundida por The Sun, y se disculpó "sin reservas" por "el enfado y los daños causados".

Presión sobre Boris Johnson

El primer ministro, Boris Johnson, ya se había disculpado por asistir a otra fiesta en mayo del 2020, pero ahora hay mayor presión sobre él y varios compañeros de partido que le piden de manera pública y abierta su dimisión. La oposición, por supuesto, también ha exigido que caigan responsabilidades sobre el mandatario.

Angela Rayner, la segunda en poder del partido laborista, cuestionó los comportamientos en la zona residencial del Poder Ejecutivo e hizo especial hincapié en que la última fiesta tuvo lugar a solo unas horas de realizarse el funeral del príncipe Felipe, donde "la reina se sentó sola" con el "trauma" y el "sacrificio" que suponía esa experiencia para poder cumplir con las medidas sanitarias.

Comentá y expresate