Tras el incumplimiento de los empresarios en el pago de las indemnizaciones a unos 60 trabajadores despedidos, la sucursal de la confitería Boston de Constitución fue intervenida este viernes y quedó a cargo de un síndico.

Los síndicos, acompañados por los abogados del sindicato gastronómico (Uthgra), estuvieron en el local de Constitución al 4600 para desalojar a la administración a cargo de los hermanos Lotero, "quienes siguen sin dar respuestas al conflicto de la firma que encabezan", dijeron.

La sucursal seguirá abierta y desde el gremio explicaron que se procedió al cambio de cerradura de la administración. Según informaron, una de las trabajadoras quedó encargada de la administración de la confitería.

La abogada Selena Marinelli dio detalles del procedimiento y explicó cómo continuará el proceso. "Se va a hacer un inventario de todos los bienes que hay y la idea es que la confitería continúe abierta, no la van a cerrar. La administración la va a tomar la sindicatura", señaló.

Comentá y expresate