Las redes de uno de los arcos del estadio en el que Brasil fue humillado por Alemania en el Mundial 2014, con el desastroso 7-1 de las semifinales, serán vendidas con fines benéficos, anunció la empresa que administra el inmenso Mineirao de Belo Horizonte, sede de aquel encuentro.

Parte ya de la historia del fútbol, las redes serán cortadas en 8.150 pedazos que saldrán a la venta en internet con un precio mínimo de 71 euros la pieza, en referencia al marcador del partido, según explicaron los gestores de este estadio del sudeste de Brasil que albergó el encuentro el 8 de julio de 2014.

El arco elegido -en el que Alemania anotó sus cinco primeros goles y el brasileño Oscar salvó el honor local al final del partido- será enviado esta semana a Alemania, donde será expuesto en el museo del fútbol de Dortmund.

"La idea es transformar este trauma que todo el mundo preferiría olvidar en algo positivo", afirmó Samuel Lloyd, director de la empresa que gestiona el Mineirao.

Antes incluso de que la red saliera a la venta, esta iniciativa lanzada junto al consulado alemán en Belo Horizonte y la ONG alemana Dahw, que ayuda a enfermos de lepra y tuberculosis, ya recaudó 100.000 euros por parte de los patrocinadores.

En total, los organizadores esperan obtener al menos unos dos millones de reales (500.000 euros), destinados a proyectos sociales en Brasil.

Comentá y expresate