La transición entre el intendente saliente, Carlos Arroyo, y el jefe comunal electo, Guillermo Montenegro, arrancó con polémica y acusaciones cruzadas. Ayer, Arroyo suspendió a último momento la reunión que tenía prevista con Montenegro por "temas de agenda". Y el diputado nacional brindó una conferencia de prensa donde cuestionó la gestión de Arroyo y adelantó que no sabe si podrán pagar los sueldos de diciembre cuando asuman.

Alejandro Rabinovich, hombre clave en la victoria de Montenegro en las últimas elecciones en General Pueyrredon, cargó contra el actual jefe comunal y su hijo, el concejal Guiellermo Arroyo. "El intendente puede poner a cualquier funcionario o secretario a cargo de la transición, pero no puede poner a una persona que no tiene los números, las cifras, y lo único que hace es ver cómo hace para esconder designaciones para perjudicar a los marplatenses”, disparó.

En declaraciones a LU9, Rabinovich dijo que con esta designación el oficialismo "busca ganar tiempo para meter más designaciones de amigos". Según el jefe de campaña de Montenegro, "están haciendo una retirada a lo cowboy".

"No vamos a regalar metros y metros de granza para que los amantes y las novias y los familiares queden en planta permanente de la Municipalidad", afirmó.

Rabinovich pidió que "los marplatenses se queden tranquilos". "Las responsabilidades legales que le corresponda a cada uno de los funcionarios, nosotros las vamos a llevar adelante porque vamos a cuidar el dinero de cada uno de los marplatenses", sentenció.

Comentá y expresate