Carla Tamara Barrera Soggiu, de 28 años, lleva dos días desparecida. Se la vio por última vez el martes pasado, cuando regresaba del trabajo a su casa, ubicada a pocas cuadras, en Pompeya. Su madre hizo la denuncia. Fue la última en comunicarse con ella, cerca de las 18:30.

Según fuentes policiales, la mujer activó dos veces un botón antipánico, un pequeño aparato de telefonía celular con GPS,que conecta a las víctimas con el 101. Lo llevaba desde diciembre pasado, luego de ser atacada por Sergio Nicolás Fuentes, su expareja y padre de dos hijos, a quien denunció por abuso y violencia de género.

El botón fue presionado por primera vez a las 20:07. En esa ocasión, la joven le dijo a la Policía que estaba "desorientada". Los padres aclararon a la prensa que su hija sufre de hidrocefalia, una condición que requiere una válvula para evitar acumulación de líquido en el cráneo. Por ello, cualquier golpe podría dejarla aturdida.

La segunda vez que Carla accionó el dispositivo fue una hora más tarde. En esta nueva comunicación, solo pudo informar a las fuerzas de seguridad que estaba viajando en un vehículo por una calle con mucho barro.

El geolocalizador la ubicó en la casa de Fuentes.La policía realizó un allanamiento en el lugar, aunque no encontraron pistas. Actualmente, el hombre se encuentra detenido en en Marcos Paz. Comparte el pabellón de ofensores sexuales con el RR.PP Rodrigo Eguillor y el futbolista Jonathan Fabbro. Hasta el momento, no aportó datos sobre el paradero de la joven.

Allegados a Carla dijeron que la familia de su expareja la había amenazado telefónicamente. "Ella tenía que declarar en contra de él en las próximas horas", afirmó por TV Verónica, su amiga.

"Estamos desesperados, cuidando a mis dos nietos. No queremos que se enteren de nada. Nos pidieron que no digamos nada. Mi señora se está moviendo. No estamos acostumbrados a esto. Tenemos mucho miedo", dijo Alfredo, el padre de Carla. La búsqueda continúa a cargo de la Fiscalía n° 5, de César Troncoso

Comentá y expresate