Erika Romero tiene 34 años y no volvió a su casa desde el primero de febrero cuando se fue a la madrugada. Sus familiares están desesperados.

Según denunció su marido, cuando partió vestía una calza color gris, una musculosa azul y una cartera de cuero. Erika mide 1.70, es delgada, tiene tez morena y cabello oscuro con rulos.

La búsqueda es aún más difícil porque no cuenta con teléfono celular y no utiliza las redes sociales. Su pareja, con la cual tiene tres hijos, está al cuidado de los cuatro chicos.

Cualquier información que pueda ayudar a dar con su paradero debe ser comunicada al 911o al 2233045674.

Comentá y expresate