La diputada nacional Graciela Camaño, que se reconoce a sí misma como la “madre política” de Sergio Massa, aseguró que desconoce qué paso dará el líder del Frente Renovador en la construcción de una coalición opositora pero advirtió que en caso que se acerque al kirchnerismo tiene claro que “no votaría a Macri (Mauricio) ni a Cristina (Fernández”).

Así anticipó una posible distancia que podría tomar con el ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner e intendente de Tigre, que ya se alejó de cualquier acuerdo con Cambiemos, se distanció el justicialismo alternativo y mantiene diálogo fluido con Alberto Fernández, precandidato presidencial por Unidad Ciudadana.

La legisladora, que también anticipó su idea de tomarse un respiro en sus cargos públicos y participar en política desde alguna organización no gubernamental, recordó en declaraciones a Perfil que en el último congreso del Frente Renovador se le dio a Massa un mandato para que construya una mayoría opositora al Gobierno. “Si algo tuvo la convención fue marcar la necesidad de plantar los mojones de una oposición. Massa tiene la responsabilidad de presentarnos a quienes acompañamos su proyecto político una construcción factible”, dijo.

Reconoció que generó malestar en el espacio que en el oficialismo llamaran “Ventajita” a Massa por sus especulaciones a la hora de negociar y reconoció como legítimo que cada uno perciba su propia conveniencia. “Allí –advirtió- es donde nace la dificultad de Sergio para decidir hacia dónde irá nuestra fuerza, pero el mandato fue claro.

En lo personal la legisladora manifestó su intención de llevar su voto hacia lo que llama la “tercera vía” que parecía ser Alternativa Federal, donde Massa fue protagonista hasta jornadas previas al congreso del Frente Renovador. “La tercera vía va a subsistir en otras candidaturas si Sergio no decide acompañarla, también hay otros candidatos”, insistió.

Comentá y expresate