Mauricio Macri redujo el gabinete presidencial a menos de la mitad y, aunque varios organismos y funcionarios bajaron de rango, no habrá caras nuevas en la plana mayor del Gobierno.

Marcos Peña seguirá como jefe de Gabinete. Entre los destacados están Andrés Ibarra, que pasa de ser ministro de Modernización a único vicejefe de Gabinete de Marcos Peña, tras los desplazamientos de Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, que a su vez pasarán a ocupar cargos de menos relevancia.

Mientras que la ministra de Desarrollo Social absorbe la cartera de Salud, organismo que se convertie en Secretaría y que seguirá a cargo de Adolfo Rubinstein, que también baja de rango. No habrá nuevos radicales: el único ministro de este partido seguirá siendo el titular de Defensa Oscar Aguad.

Los cambios en el Gabinete forman parte del plan del Gobierno para contribuir a la meta de reducción del déficit fiscal en el 2019, que pasó de 1,3 % a 0,4%, como parte de las nuevas negociaciones con el FMI y para darle una señal de oxigenación del Gabinete al mercado, en plena devaluación por la escalada del dólar.

Nicolás Dujovne sigue como ministro de Hacienda,después de haberle presentado su renuncia a Macri, que no la aceptó, en plena crisis por el aumento del dólar. Incorpora la cartera de Energía, que también pasa a ser secretaría, y que seguirá a cargo de Javier Iguacel.

Después de anunciar nuevas medidas económicas, como la implementación de retenciones a todas las exportaciones, Dujovne viaja a Washington para negociar el FMI las nuevas condiciones del acuerdo, por el adelanto de desembolsos por el préstamo por U$S 50 mil millones.

Producción continuará como ministerio, liderado por Dante Sica, en un organismo que integrará las áreas de Trabajo y Agroindustria, que seguirán a cargo de los funcionarios actuales, Jorge Triaca y Luis Miguel Etchevehere, como secretarios.

Comentá y expresate