Pareciera que los usuarios de las redes sociales no tienen otra emoción que la felicidad. Las historias de Instagram están llenas de brindis, festejo y momentos de diversión. En Facebook las parejas son perfectas, las familias unidas y las amistades son para toda la vida.

¿Pero esto es real? Un video que circula llamado “La falsa felicidad en las redes” muestra cómo muchos usuarios solo exponen momentos de alegría aunque este sentimiento no los esté atravesando.

Embed

¿La felicidad llega después del “me gusta”? La satisfacción al ver la cantidad de corazones en Instagram genera aprobación y el círculo cada vez más vicioso: más comentarios, más satisfacción, más publicaciones.

Los usuarios se ponen caretas de porcelana como aquellas que cientos de años atrás se usaban para representar los distintos episodios de la vida. Pero en esta era la máscara de la tristeza se rompió y solo queda la de la sonrisa.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate