De mal en peor los últimos tiempos para Carmen Barbieri, que tras el fallecimiento de su ex marido, Santiago Bal, tuvo que transcurrir en tensión la recuperación de su hijo, Federico, que luego de un tratamiento pudo sobrellevar con éxito su lucha contra un cáncer.

Golpeada en lo emocional pero siempre tentada por su trabajo, volvió a dejarse llevar por la pasión y se subió a la propuesta de ser parte de “Cantando por un sueño”, el programa de la productora de Marcelo Tinelli que está en pantalla desde hace casi dos meses.

La participación de la capocómica fue breve en este concurso porque pronto aparecieron los problemas, que parecen acompañarla en esta época, tanto como para afectar a su salud.

El primer traspié fue literal: se tropezó y torció un tobillo, problema que la relegó en los ensayos pero que no alcanzó para dejarla fuera de su presentación. Dolorida, molesta, igual logró estar al aire y superar la ronda de competencia con éxito.

Pero la lesión era importante, por lo que tuvo que hacer reposo y tener su primer reemplazo: la elegida fue Fátima Flórez, la imitadora que se caracterizó como Barbieri y volvió a rendir lo suficiente como para que la competidora original siga en el concurso.

Pero habría más problemas: Barbieri acusó un malestar y lo que su médico personal le constató fue lo que comúnmente se conoce como “culebrilla”, por lo que otra vez tuvo que mantenerse retirada del espectáculo para cuidar su recuperación.

Cansada, fastidiada según confiaron sus cercanos, ese malestar anímico le jugó otra mala pasada: una parálisis facial con secuelas, pómulo y boca. El profesional que la atiende intentó transmitir tranquilidad y lo relacionó como una consecuencia del virus que la afecta. Con tiempo, aseguró, todo se normalizará.

Barbieri anticipó que no pensaba renunciar, que quería conservar su lugar y entonces necesitaría un reemplazo. La producción aceptó y coincidió con la figura elegida: nada menos que Luisa Albinoni. Ya se incorporó y esta semana tendría su primera participación en el “Cantando….”.

Es un nombre que garantiza tensión. Barbieri y Albinoni compartieron temporada y giras con "Magnífica", obra que la primera lideraba. Si bien no tuvieron enfrentamientos graves, si existieron diferencias amplias entre ellas. Y una abrupta salida de elenco de Albinoni por razones "personales".

Comentá y expresate