En un día difícil para el Gobierno, la diputada Elisa Carrió, pieza clave de Cambiemos, defendió la política tarifaria, relativizó la suba del dólar de los últimos días y se mostró preocupada por la inflación. Su presencia en la Casa Rosada tuvo por objetivo enviar un mensaje de respaldo al presidente Mauricio Macri.

"Es un día con gestos y ese gesto es que estoy en la Casa Rosada. Quiero llevar tranquilidad a toda la Argentina", dijo la líder de la Colaición Cívica tras la sugestiva visita a la Casa de Gobierno, en la que no se reunió con Macri ni con el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Embed

Si bien respaldó al Gobierno, al mismo tiempo le envió un mensaje al equipo económico de Macri. "Me preocupa la inflación", dijo Carrió, que estuvo reunida con el ministro de Energía, Juan José Aranguren; el secretario de Fortalecimiento Institucional, Fernando Sánchez, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo. Mañana, según adelantó, se verá con Macri y Peña.

Histriónica y sonriente, la legisladora aseguró que "está todo bien". Y culpó al kirchnerismo por la crisis que atraviesa el Gobierno. "Lo que la gente de afuera quiere saber es si nosotros vamos a gobernar o si va a haber un avance kirchnerista. Les da miedo la vuelta de kirchnerismo", dijo Carrió, que acaba de regresar de una gira por los Estados Unidos.

Embed

"Esto de si sube el dólar. Nos tenemos que acostumbrar a estas fluctuaciones, esto no tendría por qué alterar lo interno. Esto pasa en todo el mundo como producto de la política de Trump . Hay una guerra comercial internacional", aseguró en una improvisada conferencia de prensa en la Casa Rosada.

Sobre las tarifas, Carrió explicó que lo que está haciendo el Gobierno es "correcto", avaló el veto que anunció el Presidente, pero adelantó que trabajará para que la oposición no logre aprobar el proyecto que se debatirá la próxima semana en la Cámara de Diputados.

"Vamos a frenar el proyecto. Vamos a ver si se aprueba el proyecto de la oposición.", declaró Carrió.

Comentá y expresate