Trabajadores de casinos manifestaron su malestar por las consecuencias de este largo período de aislamiento que mantiene restricciones a distintas actividades, entre ellas el juego, con lo que han perdido gran parte de sus ingresos proporcionales por volumen de apuestas.

Mediante un comunicado hicieron saber la situación de los empleados de las salas oficiales, que si bien siguen percibiendo sus haberes en tiempo y forma ya no pueden recibir una importante proporción que representaba lo que se conoce como “caja de empleados” y productividad.

“Esta reducción alcanza más de un 60%, lo cual es un hecho inédito entre la planta de empleados del Estado”, dijeron en este texto que hicieron cuando se cumplen dos meses y medio de cuarentena y no hay un horizonte claro sobre cuándo volverían a abrir las puertas los casinos de la provincia.

Plantean este escenario como un problema que afecta a 2000 familias vinculadas de manera directa con el sector del juego. “Ante la situación, delegados de base de casino insisten que el panorama “es preocupante” porque los trabajadores de esta actividad “no llegan a fin de mes, no pueden pagar el alquiler ni cubrir las necesidades básicas”.

Cuestionan además que desde el gremio que los representa se tomó “una postura pasiva” y la aceptación en estos meses de una compensación mínima que “pasado casi un mes no se vio reflejada”.

Comentá y expresate