La defensa de Federico Sasso expuso ante el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 de Mar del Plata y cargó contra las pericias y las acusaciones realizadas por los abogados de la familia de Lucía Bernaola.

Para Facundo Capparelli, Sasso "condujo de manera cuidadosa, despacio y respetando siempre los semáforos". Además, dijo que "la pericia fue incompleta porque aplicaba premisas contrafácticas". Remarcó que "no se tuvo en cuenta la humedad del 97% y los enormes pozos que había en el asfalto".

De todas formas, destacó que la "defensa no va a discutir la muerte de Lucía Bernaola ni las lesiones de las demás personas". "Como anticipé había en el expediente falencias pero la defensa no va a discutir que hubo un comportamiento imprudente", manifestó el abogado.

Según la defensa de Sasso "no se puede caratular como dolo eventual" y remarcó que los abogados de la familia Bernaola "no presentaron pruebas" de que su defendido "vio o sabía que estaban las personas en ese lugar". "Nadie puede representar un riesgo si ni siquiera sabe que está" argumentó Capparelli.

"Es indiscutible que mi defendido no advirtió la presencia de Lucía en ese lugar", enfatizó.

El 4 de junio del 2017 Sasso atropelló y mató a Bernaola en Alberti y la costa. Además, otros ocho jóvenes resultaron heridos. El hecho ocurrió cuando un grupo de jóvenes iban caminando por el paseo costero a la altura de Cabo Corrientes y fueron sorprendidos por un auto Renault Clio que se subió a la vereda a alta velocidad y los embistió.

Ese vehículo era conducido por Sasso, que en ese entonces tenía 19 años y circulaba alcoholizado. En un primer momento, el conductor intentó darse a la fuga pero al cabo de unos minutos volvió al lugar del hecho y los efectivos verificaron que tenía 1,23 miligramos de alcohol en sangre, más del doble de la cantidad permitida en ese momento por ley.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate