La hermana de Verónica González -la mujer que permanece detenida por el crimen de su esposo Carlos Bustamante- rompió el silencio sobre el caso que genera conmoción en Miramar. "Si mi hermana lo mató a mi cuñado, que le den perpetua. Que pague por lo que hizo",dijo.

Susana González, hermana de la supuesta asesina de Bustamante (66), afirmó que a su cuñado "lo atacaron dormido". En diálogo con El Diario de Mañana, que se emite por la pantalla de Canal Diez, contó que "la cara de Carlos era la de un monstruo por los golpes que sufrió".

La muerte de Bustamante, el padre del chico asesinado en 2011 en una casa de Miramar, se produjo a causa de traumatismos en la cabeza y de una hemorragia cerebral, causados por el ataque que sufrió el viernes último en el mismo domicilio, tras la realización de la autopsia. "A mi sobrino Gastón también lo mató mi hermana-aseguró-.Los asesinatos de mi cuñado y mi sobrino fueron muy similares. Me parece que la muerte de Gastón le daba lo mismo a mi hermana".

Bustamante fue atacado el viernes último mientras dormía en su domicilio ubicado sobre la calle 27 de Miramar, la misma vivienda en la que su hijo Gastón, de 12 años, había muerto estrangulado en 2011 en circunstancias que jamás fueron esclarecidas.

"Cuando entré a la casa me encontré con Carlos sangrando en el piso, me desesperé y le pedí a mi hermana que llamara a una ambulancia. Ella estaba nerviosa, temblaba. Toda la casa era un charco de sangre. Me duele en el alma si fue ella porque es mi hermana. Pero para mí se ensañó con Carlos y la noche anterior preparó toda la escena. Mi cuñado se llevó el secreto a la tumba".

Tras el ataque sufrido por el hombre, la fiscal que intervino en el caso, Florencia Salas, ordenó la detención de Verónica González, esposa de la víctima y madre del niño.

La mujer fue imputada inicialmente por el delito de "homicidio agravado por el vínculo en grado de tentativa", y se negó a declarar ante Salas, mientras el esposo se encontraba internado en estado crítico a causa de los múltiples traumatismos.

La imputación cambió por la de "homicidio agravado por el vínculo" al producirse la muerte del hombre. "Le diría a mi hermana que cuente la verdad ante la Justicia. Ella es una persona que le mentía mucho a mi cuñado. Una persona que hizo una cosa así no puede estar suelta", dijo Susana.

Bustamante.jpg

Entre las principales pruebas figuran los resultados de la autopsia, que confirmaron preliminarmente el grado de violencia del ataque sufrido por la víctima, ya que el cuerpo presentaba "golpes y cortes en la cabeza, la cara y el cuerpo".

Además, el cuerpo de Bustamante tenía lesiones en piernas, brazos y en el cuello, señalaron fuentes de la investigación.

En declaraciones realizadas tras el ataque sufrido por el hombre, la fiscal señaló que no hubo "constatación de violencia en la casa, ni en la puerta ni en la ventana, y se sospechaba que era algo intrafamiliar".

Detalló que González fue la que descubrió a su esposo herido y quien realizó la denuncia policial, tal como ocurrió ocho años atrás, cuando su hijo fue asesinado en la cama dentro de la misma vivienda.

El crimen del hombre conmocionó a Miramar, y reabrió una serie de interrogantes respecto del homicidio del menor.

Por el asesinato del niño había sido imputado Julián Ramón (32), quien era por entonces novio de la hermana de la víctima, pero tras un proceso cargado de controversia, el joven recibió la falta de mérito: actualmente no hay ningún acusado por el caso.

"No tendríamos por qué descartar nada, pero sería muy osado de mi parte sospechar algo, prueba no hay", señaló la fiscal, en declaraciones al canal TN, aunque dijo que "se podría llegar a avanzar" en la investigación del homicidio del chico. Al respecto, indicó que desde que se produjo la agresión, "nadie deja de pensar" en una posible vinculación entre ambos crímenes.

Comentá y expresate