Agustín Katz fue uno de los jóvenes que se encontraba en Alberti y la Costa durante la trágica madrugada del 4 de junio de 2017, cuando Federico Sasso embistió a un grupo de amigos y mató a Lucía Bernaola. “Intentó huir, los dejó a todos tirados en el piso”, recordó el joven, amigo de la adolescente, durante la segunda jornada del juicio.

SASSO INTENTO HUIR VIDEO

“Estaba 10 o 20 metros atrás de los chicos a los que embistió”, señaló en diálogo con Telediario, el noticiero de Canal Diez. Durante su exposición como testigo, contó ante el tribunal que el auto de Sasso “venía demasiado fuerte”.

Y detalló: “Vi que se nos venía encima y no pude ayudar. El auto no estaba preparado para andar en las calles, estaba preparado para andar en las pistas. No pude reaccionar, ni ayudarlos. Fue horrible, no nos dio tiempo”.

“Cuando los embistió, se escapó. Se bajó del auto con los amigos y se fueron caminando”, indicó el joven, que ese día se dirigía a uno de los boliches de la costa.

Mientras algunos de los chicos atropellados estaban en shock, otros trataron de ayudarlos. “Cuando (Sasso) volvió para llevarse el auto, lo pudimos agarrar porque le habíamos sacado las llaves y tenía mucho olor a alcohol, estaba demasiado borracho”, describió. “Se escapó con los amigos pero volvió solo”, añadió.

Katz confesó que ahora vive con “miedo y preocupación”. “Tengo miedo de que venga otro coche y me embista”, expresó. “Quisiera que quede preso de por vida”, subrayó.

Comentá y expresate