Eduardo "Lalo" Ramos, el ex piloto de TC que conducía borracho cuando atropelló a un nene y fue condenado a 2 años y 6 meses de prisión, pagó una suma millonaria a la víctima y su familia por las graves secuelas permanentes que sufre desde el accidente.

Entre indemnización y gastos de Justicia, Ramos abonó unos 17 millones de pesos, tras la reparación económica dispuesta por la Cámara Civil y Comercial. "El dinero está depositado a la orden del juez porque es para el menor", explicó Maximiliano Orsini, el abogado de la familia de Thiago, en diálogo con Ahora Mar del Plata.

Como consecuencia del choque, la víctima padece graves secuelas cerebrales irreversibles, que fueron certificadas en un informe realizado por el Ministerio de Salud de la Provincia.

"El seguro de Ramos excluyó la cobertura y no pagó por el grado de alcohol en sangre que tenía al momento de atropellar a Thiago (1,54.). Durante cinco años nunca se acercó para hacer un arreglo y finalmente pagó luego de que se lo inhibiera a él y a su empresa", dijo Orsini.

"El pago lo hizo en cuatro cuotas porque decía que no tenía dinero para abonarlo en una. Lo tuvimos que aceptar así porque era la única forma de cobrarle a una persona insolvente", señaló el abogado.

El hecho ocurrió el sábado 29 de marzo de 2014, cuando Ramos conducía su Mercedes Benz y chocó desde atrás con un Chevrolet Corsa, a la altura del kilómetro 19 de la ruta 226, en cercanías del paraje La Gloria de la Peregrina. Thiago Joel Franco entonces tenía 5 años, iba en el asiento trasero y, como consecuencia del impacto -en el que tuvo una triple fractura de cráneo- graves secuelas lo acompañarán de por vida.

Ramos, nacido en la localidad bonaerense de Mechongué, debutó en el de Turismo Carretera en 1987 y siete años más tarde se consagró campeón de la categoría con Ford Falcon.

Comentá y expresate