Desde la Cámara de Cervecerías de Mar del Plata aseguraron que recibieron “con bastante tristeza” las medidas de restricción horaria dispuestas por las autoridades nacionales y provinciales, aunque reconocieron que “se veían venir, por el avance de casos”.

Agustín Salas, integrante de la Cámara de Cervecerías, señaló que desde el rubro esperan una ayuda del Estado para afrontar la segunda ola de la pandemia. "Desde la cámara pensamos que debe haber un mayor control de las reuniones sociales, porque sólo cerrando las actividades comerciales no alcanza. También, no sólo desde la cámara sino todos los comerciantes, entendemos que la resistencia no es por no combatir a la pandemia, sino porque el Estado no da las herramientas suficientes para no fundirnos”.

“No alcanza para pagar los sueldos, los alquileres. Muchos comerciantes, gastaron lo poco que tenían en acondicionar los protocolos para abrir sus puertas", agregó Salas.

Con respecto al diálogo con las autoridades para buscar soluciones, Salas indicó que "hay mesas de trabajo abiertas, en las que participan miembros de la cámara, pero concretamente no hemos recibido cuáles van a ser las medidas de ayuda. Si no se les da herramienta a los comerciantes para salir adelante, muchos van a cerrar las puertas".

Sobre el impacto que tuvo la pandemia en las cervecerías de Mar del Plata, Salas sostuvo que “registramos el cierre de cinco fábricas, aunque algunas, en la informalidad, quizás no estaban registradas y no pudieron salir adelante. Otras están sobreviviendo a costa de agarrar créditos. Pero esta segunda ola es insostenible y se va a sentir más fuerte".

"Todas las fábricas están en riesgo. La temporada, más allá de que fue buena, no alcanzó ni siquiera para pagar los gastos del año anterior. Y si ahora se viene la segunda ola...", enfatizó. "Hay 12 mil personas que son empleadas directa o indirectamente de las cervecerías", concluyó Salas.

Comentá y expresate