El próximo sábado, la vicepresidenta Cristina Kirchner volverá a tener su espacio en un acto público en el conurbano bonaerense. Tras su aparición en Avellaneda hace una semana, en donde disparó contra Alberto Fernández y su política económica, contra los movimientos sociales más cercanos al presidente y contra algunos de sus funcionarios, CFK estará en Ensenada, territorio del intendente kirchnerista Mario Secco.

En una primera instancia el acto iba a ser el viernes a las 17, pero como Alberto Fernández estará en otro acto en la CGT ese mismo día y a esa hora, la vicepresidenta decidió postergar el evento, que tendrá lugar en el Polideportivo de Ensenada.

image.png

Las cada vez más frecuentes apariciones públicas de Cristina Kirchner dejan entrever la decisión de la vicepresidenta de tomar las riendas del Frente de Todos. Según le dijo una fuente al sitio Infobae, "la idea es que cada quince días aparezca en un acto y brinde su mirada política de la realidad".

Marcar agenda, imponer su discurso y fomentar la discusión pública sobre distintos temas: CFK no está para nada satisfecha con la gestión de su presidente y mueve el avispero.

Y si de gestión se trata, el acto en el conurbano se hará en medio de un panorama económico que en la última semana no dejó buenos registros: se disparó el dólar blue, disminuyeron las reservas del BCRA, cayeron los bonos en dólares y subió el riesgo país.

El anuncio de esta nueva aparición pública de CFK se da tan solo una semana después del acto que encabezó en Avellaneda, en donde disparó contra el propio Frente de Todos. Allí cargó contra las organizaciones sociales ligadas a Alberto Fernández y pidió federalizar los planes sociales (es decir, correr a las organizaciones intermediarias entre los beneficiarios de la asistencia estatal y el Gobierno).

image.png

También apuntó contra la política económica del Gobierno y una parte del Gabinete, particularmente Claudio Moroni, Mercedes Marcó del Pont y Miguel Pesce. y las organizaciones sociales ligadas al Presidente, en especial el Movimiento Evita.

Ese discurso hizo estallar una nueva interna en el Gobierno. Cristina habló de “festival de importaciones”, criticó la administración de los planes sociales, volvió a pedirle al Jefe de Estado que use la lapicera con las empresas más grandes del país y fustigó, sin nombrarlos, a un grupo de funcionarios cercanos a Alberto Fernández, como lo son Claudio Moroni, Mercedes Marcó del Pont y Miguel Pesce.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate