Por GL

Se dio en Chapadmalal. Esas noches soñadas que no abundan en cuanto al clima en el verano marplatense. Personalidades, música, surf, gastronomía y buen vino se cruzaron para vivir momentos increíbles. Difícil marcar un punto de partida.

Le agradezco a Fer (Ruiz Díaz) que me devolvió la alegría porque tenía mucha tristeza adentro y él me la devolvió”. Las palabras de un Donaldvisiblemente emocionado en un entorno que hizo silencio para escucharlo atentamente.

La reunión fluye y el anfitrión toma la palabra. Roberto Fiocarecorre la mesa junto a Lilipara dejar un mensaje y las gracias a cada uno de los invitados: a Marcelo Pasetti, al enólogo Mariano Di Paola, Fernando Aguerre, Jorge Pérez, Pablo Lloberay al chef Hernán Viva.

image.png
Noche especial en Chapadmalal

Noche especial en Chapadmalal

Con la energía que lo caracteriza, cada brindis estuvo encabezado por el ex Catupecu Machu. Cada paso con su vino y la descripción con acento mendocino de padre e hijo, los enólogos Mariano y “Nani” Di Paola.

El surf conectado por el lugar, por Fernando Aguerre y los propios músicos. A tal punto es la conexión, que el mismísimo Donald entrego su tabla de 1969 para ser exhibida en el nuevo local de Ala Moana.Se trata de una Weber “The Ski” que compro con su padre en San Diego, California, mismo lugar que vive Aguerre desde 1984.

La guitarra fue apoderándose de la noche. Iba y venía entre Donald y Ruiz Díaz. Los clásicos de los años 60 y 70 marcando un pico altísimo entre los testigos cuando se escuchó “Tiritando” y minutos más tarde, la inconfundible voz de Fernando: “Los inviernos de una noche, mañanas que fueron, y ahora déjame sangrar en tus infiernos…”

Embed
Embed

Momentos únicos e irrepetibles, anécdotas, historias y emociones varias, se dieron cita en el restaurante Casa Pampa. Una noche en Chapa, como pocas.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate