Al menos tres personas murieron y dieciocho sufrieron heridas al desbarrancar el micro en el que viajaban en la ruta nacional 7 a la altura del kilómetro 1155, cerca de Uspallata, en plena Cordillera de los Andes. El vehículo que se accidentó pertenece a la empresa chilena Ahumada y cayó varios metros por la ladera, a las 6.25. Los heridos más graves fueron trasladados al Hospital Central de la provincia cuyana.

El micro iba desde Santiago de Chile hacia la ciudad de Mendoza. Viajaban 45 personas y los muertos son una mujer y dos chicos. El trágico accidente se produjo a la altura de la zona conocida como Cabo Blanco.

El conductor resultó ileso, fue demorado por la Policía y quedó a disposición de la fiscalía interviniente para tratar de determinar qué fue lo que desencadenó el fatal accidente.

En las últimas horas se conoció un desgarrador diálogo entre el conductor y unos de los familiares de las víctimas. "El chofer se acercó y le dijo a mi hermano: 'Perdón flaco, me dormí'. Se lo dijo cuando tenía a mi sobrino fallecido en sus brazos", afirmó Laura Arredondo, tía de Esteban Felipe, el niño de 10 años que falleció en el accidente. Las otras víctimas fatales fueron Maritza Ramos Chana, de 35 años y Mihe Calderón Ramos, 3 años.

No es la primera vez que se produce un vuelco fatal en la ruta 7 en Mendoza. El 18 de febrero del año pasado otro colectivo chileno protagonizó la peor tragedia vial de la provincia, cuando el chofer del micro de Turbus manejaba excediendo la velocidad permitiday desoyó a los pasajeros, que le exigían a los gritos que redujera la marcha.

Ese accidente se produjo a la altura del Parque Provincial Aconcagua, donde el micro volcó en una curva, y terminó con 19 muertos y 20 heridos. El conductor de la unidad, el ciudadano chileno Francisco Javier Sanhueza, recibió una pena de 20 años de prisión y fue inhabilitado para manejar.

Fuente: TN

Comentá y expresate