En el Instituto Dana-Farber de Cáncer, de Estados Unidos, está en etapa de observación una vacuna que podría servir para combatir el cáncer en las personas. Se trata de la identificación de una molécula que despoja a los tumores de su invisibilidad, detectada por el médico y experto en inmunoterapia Kai Wucherpfenning.

Lo que hace el cáncer es dañar el ADN de las células. Como respuesta, el organismo produce dos proteínas: MICA Y MICB. En condiciones normales, servirían para alertar al sistema inmune, pero el cáncer ha desarrollado la capacidad de cortarlas y diluirlas, lo que le hace invisible ante las defensas del sistema inmune.

image.png

Lo que se detectó en el Instituto estadounidense fue una molécula que podría coartar la capacidad que tiene el cáncer para volverse invisible. A partir de ello es que diseñó una vacuna basada en esa molécula, que genera anticuerpos contra las proteínas MICA y MICB. Las moléculas se unen a ellas e impiden que el cáncer las corte.

Según explicaron los expertos, eso retira la capa de invisibilidad del tumor y hace que al lugar acudan dos tipos de células inmunitarias: linfocitos T y células asesinas naturales. Ambas vuelven a ser capaces de identificar las proteínas, se unen a ellas y destruyen las células tumorales donde están presentes.

Los científicos han mostrado que la vacuna es efectiva en varios experimentos con ratones y además han observado que genera una respuesta inmune adecuada en monos. Esta inmunización funciona incluso en casos de tumores avanzados que han causado metástasis en los animales.

“Esta vacuna podría ayudar a muchos enfermos con diferentes tipos de cáncer porque no depende de las mutaciones específicas en el cáncer de cada paciente”, dice el bioingeniero David Mooney, director del equipo que creó la vacuna.

image.png

Este nuevo prototipo de vacuna contra el cáncer, que fue publicada en la prestigiosa revista científica internacional "Nature", podría inhabilitar uno de los mecanismos de invisibilidad ante el sistema inmune más utilizados por muchos tipos de tumores, incluidos los de páncreas y glioblastoma cerebral. “El principal mensaje es que es posible desarrollar vacunas que funcionen en muchos pacientes y en tipos de tumor diferentes”, agrega Kai Wucherpfennig. El equipo planea comenzar ensayos clínicos con pacientes el próximo año.

Por su parte Ignacio Melero, inmunólogo del Centro de Investigación de Medicina Aplicada de la Universidad de Navarra, en España, señala: "Este estudio forma parte de una nueva aproximación a la inmunoterapia".

Y agrega: "La idea consiste en inmunizar para que se formen autoanticuerpos frente a mecanismos que usa el tumor para evadir la respuesta del sistema inmune, de forma que en pacientes vacunados se potencia la efectividad de los tratamientos de inmunoterapia. Una aproximación similar con otro tipo de vacuna ha conseguido resultados prometedores contra el melanoma".

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate