Los clientes de un restaurante vegetariano de Tailandia se quejaron ante los dueños tras encontrar trozos de carne picada en varias comidas. Se llevó a cabo una inspección en el local que llevó a la Policía a descubrir que los restos de carne hallados en la comida procedían de humanos y no de animales.

Los investigadores encontraron una zona de la cocina donde había sangre y trozos de carne en el suelo y en las paredes. Pero eso no era lo peor: la Policía halló además el cadáver en descomposiciónde un hombre de 61 años en la fosa séptica de la propiedad.

El cuerpo encontrado en el local era el de un cliente habitual en el restaurante que fue visto por última vez en octubre mientras tomaba unas copas. Según las informaciones de medios locales, el cliente tuvo una pelea verbal con el jefe del restaurante, que huyó después de las denuncias y está prófugo.

Medios locales señalan que el hombre recibió un golpe en la cabeza con un objeto contundente y que además tenía seis puñaladas en el estómago y la pierna. La Policía cree que la intención del propietario era deshacerse del cadáver y servir su carnea los clientes del local.

Por el momento no se sabe si algún cliente llegó a consumir la carne humana.

Comentá y expresate