Muchas veces, nos sentimos mal de manera constante pero lo dejamos pasar, haciendo e cuenta que es normal y no implica un problema. Pero en realidad, tu cuerpo podría estar diciéndote algo.

Los síntomas, no aparecen de manera azarosa, sino que es la forma del organismo de manifestar que algo no está funcionando bien. Son las alarmas que tenemos para avisar que estamos enfermos o por enfermar. Al notar algo raro, lo mejor es ir a un especialista.

A qué estar atentos

Fiebre persistente: la misma juega un papel importante a la hora de combatir una infección. Si es recurrente, puede estar indicando un contagio serio. Si tu temperatura supera los 39.4 grados o dura más de tres días no dudes en acudir a un médico.

Pérdida de peso inesperada: perder muchos kilos en poco tiempo sin razón aparente no son buenas noticias. Si no padeces obesidad y perdés más del 10 por ciento de tu peso en un periodo de 6 meses a un año, hay que acudir ante un especialista.

Alteraciones de personalidad: si te resulta difícil pensar con claridad, tienes problemas para concentrarte o tu comportamiento cambia por un tiempo prolongado, lo mejor es consultar a un médico.

Los mismos, pueden tener origen en una mala nutrición, en problemas mentales o en una infección que esté pasando desapercibida.

Sentirse lleno aunque comamos poco: La saciedad precoz puede traer consigo náusea, vómitos, hinchazón o pérdida de peso. Este problema puede estar relacionado con el reflujo gastrointestinal del esófago y las úlceras.

Fuente: TN

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate