El Municipio clausuró cuatro puestos de comidas en Playa Grande. Los comerciantes vendían choripanes y hamburguesas, entre otras comidas, sin habilitación. “No tienen permiso ni habilitación municipal. Están ubicados en lugares donde no corresponden. La procedencia de la mercadería no se pudo constatar”, explicó Emilio Sucar Grau, subsecretario de Inspección General.

“Se produjo el decomiso de la mercadería, el secuestro de los módulos y se labraron la actuaciones que fueron giradas al juez de faltas correspondiente”, explicó Sucar Grau. “Tenemos órdenes expresas del intendente y del secretario de Gobierno de tener una ciudad limpia, prolija y ordenada”, agregó.

Asimismo, el funcionario se refirió a los filtros que debe pasar un puesto para ser habilitado. “Tienen que pasar por una habilitación de bromatología, una de inspección general, hay que constatar la procedencia de la mercadería… No se pueden ubicar en cualquier lado. Estos puestos estaban en la bajada de Playa Grande. No estamos en contra de que la gente trabaje, pero también tenemos que proteger al comerciante, que tiene su negocio habilitado y paga sus impuestos. También hay módulos habilitados , que tienen el control de bromatología y de inspección general”, concluyó.

Comentá y expresate