Vecinos de Hipólito Yrigoyen al 3700, en el barrio Chauvín, denunciaron que en un garaje habría movimiento de camiones cisternas. Personal de Inspección General concurrió este miércoles al lugar junto con policías, Brigada de Explosivos y el fiscal de turno, y tras labrar el acta correspondiente, se procedió a la clausura del establecimiento.

Todo inició el lunes por la noche, cuando los vecinos de la cuadra se vieron alertados por la presencia de los camiones que trasladan diferentes tipos de combustibles, que estaban por ser guardados en el lugar.

Atemorizados por el peligro latente de un posible siniestro derivado de esa situación, decidieron hablar con los encargados del lugar para que no estacionen los camiones.

La respuesta negativa por parte de los responsables de la cochera ofuscó a los vecinos y se generaron forcejeos, por lo que tuvo que intervenir la Policía Bonaerense con varios patrulleros.

Comentá y expresate