Personal del Departamento de Bromatología, dependiente de la Dirección de Protección Sanitaria de la Secretaría de Salud de la Municipalidad de General Pueyrredon, clausuró una panadería clandestina ubicada en Olazábal al 2300.

Este comercio contaba con un alto grado de deterioro edilicio y falta de higiene. Por tal motivo, y en cumplimiento de la protección de la salud de la población, el Departamento Bromatología procedió al decomiso de 12 bolsas de 8 kilos cada una, las cuales eran reutilizadas (hecho que está absolutamente prohibido) para contener pan elaborado, 74 bandejas de pan semielaborado y 4 bandejas de pan cocido.

Además, intervinieron 149 bolsas de harina de 50 kilos cada una. La mercadería intervenida quedó a disposición del Juzgado de Faltas.

Comentá y expresate