Tras sufrir una postergación por el mal tiempo, comenzó este viernes el operativo para demoler la distribuidora Torres y Liva. Desde Defensa Civil detallaron que "se empezó a trabajar en la zona más cercana a 14 de Julio porque es la menos riesgosa".

Embed

La demolición está a cargo del Grupo Mitre, una empresa radicada en Capital Federal, que recibirá por parte de la comuna $11.600.000.

"Es un día muy especial, con muchas sensaciones. Comienza la última etapa de uno de los desastres más importantes de la ciudad", dijo a Ahora Mar del Plata Rodrigo Goncalves, titular de Defensa Civil.

Según el funcionario, "la empresa está haciendo un trabajo impecable" y adelantó que "los días sábados y domingos se va a seguir trabajando en el lugar".

Por último, informó que "no se va a ampliar la zona de corte y no se van a quitar servicios en la zona".

Torres y Liva.jpg

La demolición se llevará a cabo a través de un protocolo de Seguridad y Plan de Trabajo. La primera etapa conlleva una “perimetración” (una doble línea de seguridad perimetral para contención de obra), luego la “demolición” (trabajo sectorizado en busca de evitar el desplome estructural) y “limpieza y cerramiento” (recolección de escombros y perímetro final al terreno).

El perímetro de seguridad se divide en Zona Roja y Zona Amarilla, la primera de ellas es la sectorización de la estructura que será funcional al plan de demolición:

- Zona “Roja”: tendrán acceso exclusivo los agentes y operarios afectados, según sus funciones, a las tareas de demolición y la contención de los perímetros que circundan esta primer área. La delimitación física de este cuadrante está constituida con un doble perímetro, uno con cerco de chapa trapezoidal y media sombra, y otro paralelo, sobre Línea Municipal, de placas fenólicas.

-Zona “Amarilla”: tendrá circulación peatonal en los horarios que sean determinados por las fuerzas de control, debido a que, si bien es un área protegida por los perímetros de la Zona Roja, no se puede garantizar al 100% la seguridad de un peatón mientras la maquinaria pesada se encuentre en operaciones. En el horario de prohibición, solo circularán agentes y oficiales habilitados para hacerlo.

Esta zona toma parte del trazado de 20 de Septiembre, entre San Martín y Belgrano, más el correspondiente a Rivadavia, entre España y 14 de Julio.

Por la inestabilidad de la obra, no pueden generarse grandes vibraciones, ni trabajar cerca de la misma. Por esto se descarta totalmente la posibilidad de un método manual, como también se descarta trabajar con máquinas por volteo (bola de demolición).

El método a utilizar será mecánico y con maquinarias de gran alcance, para evitar la permanencia de personas dentro del perímetro cercano de la demolición. Deberán controlarse las medianeras linderas y apuntalar la ochava, de modo de asegurar su estabilidad ante las posibles vibraciones que se generarán durante los procesos de demolición de la obra.

Comentá y expresate