Los comerciantes minoristas de Mar del Plata se autoconvocaron una vez más este sábado al mediodía en Güemes y Castelli para visibilizar su pedido de reapertura bajo el lema "Queremos trabajar". “No podemos esperar más”, expresaron en una nueva iniciativa para solicitarle al gobierno provinicial que habilite sus actividades.

A las 12 en punto, con aplausos, carteles, bocinazos y al grito de "reapertura" y "¡Queremos trabajar!", los trabajadores de distintos paseos comerciales de la ciudad reclamaron el permiso para reabrir sus puertas durante la cuarentena, para salir de la crisis económica que los golpea como consecuencia del aislamiento por la pandemia del coronavirus.

Embed

La medida fue una continuidad de las tres jornadas consecutivas de protesta. Los comerciantes decidieron por primera vez juntarse -respetando las distancias sugeridas- para alzar su voz y elevar su pedido d al gobierno provincial y nacional, ya que el intendente de General Pueyrredon, Guillermo Montenegro, informó que están las condiciones dadas para hacerlo y apoyó a los pequeños y medianos empresarios.

En los días anteriores, los comerciantes abrieron sin atención con las persianas por la mitad, en señal de luto, otro día hicieron sonar sus alarmas e iniciaron un cacerolazo y un "perchazo", donde los titulares de locales de indumentaria hicieron sonar sus perchas y expusieron la caída del sector. La mayoría de los vendedores de ropa admiten que "se les dificulta" la venta online.

El lugar elegido por los comerciantes tiene una carga simbólica muy profunda porque fue el sector que se desbordó el segundo y último día de la prueba piloto de reapertura de comercios minoristas y peluquerías realizado recientemente, ante esto realizarán también un respaldo a sus colegas que cumplieron los protocolos de seguridad e higiene pero fueron víctimas de la irresponsabilidad de algunas personas que usaron el beneficio con fines recreativos.

Comentá y expresate