Los vecinos de La Plata esperan con ansias. Hace más de dos años que no pueden disfrutan de la tradicional confitería "París", dado su cierre a inicios de la pandemia, allá por abril de 2020. Pero tienen motivos para estar felices: comenzaron las obras de refacción total del edificio.

Golpeado por la situación económica del país y la pandemia, la París cerraba a principios de 2020. Fueron algunos años y nadie imaginaba que volvería, hasta que el grupo gastronómico Apunto anunció que se encargaría de la puesta en valor y posterior reapertura.

image.png

Ayer, el intendente de La Plata Julio Garro recorrió la obra de remodelación en la tradicional confitería, ubicada en la esquina de 7 y 49, la cual reabrirá sus puertas con su esencia intacta. Las estimaciones indican que estaría lista en 2023.

“Nos llena de alegría ver cómo avanzan las obras y saber que en poco tiempo esta confitería, que forma parte de nuestra historia y de nuestra identidad platense, va a reabrir sus puertas”, sostuvo el intendente de La Plata tras supervisar los trabajos que se llevan a cabo en el lugar, donde también brindarán clases docentes del Instituto Argentino de Gastronomía (IAG).

En ese aspecto, Julio Garro valoró que “desde el municipio generamos reglas claras y acompañamos a todos los que, aún en circunstancias difíciles, deciden apostar y contribuir a la reactivación económica de nuestra ciudad”. Durante la visita, de la que participaron los empresarios Marcelo y Carlos Leuzzi y los arquitectos Marcelo Caraballo y Manuel Segura.

Según se informó desde la Comuna, la confitería estará culminada a mediados del 2023. Además, en el mismo edificio se inició la construcción de aulas para el IAG, lo que potenciará aún más la actividad gastronómica en la Ciudad y fomentará el empleo en el rubro.

image.png

Cabe mencionar que la extensa trayectoria de La París en la capital bonaerense se remonta a 1969, cuando la familia Pérez Muñoz compró el comercio en 7 y 49 y Roberto Pérez puso en funcionamiento la fábrica para comenzar a elaborar confituras.

En 1974 el bar cerró y el salón fue remodelado para dedicarse exclusivamente a la venta de pastelería, con la medialuna como producto estrella. Una década y media más tarde, la familia volvió a modificar el salón para modernizar su propuesta y reabrió en la emblemática esquina platense en 1995.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate