El conflicto que mantiene el Gobierno con el campo debe encontrar una solución debido a la urgencia para acumular reservas en el Banco Central (BCRA), que permitirán continuar con el desarrollo productivo nacional. En medio de este escenario, se intenta modificar la actual Ley de Semillas y el Gobierno intentará avanzar con la imposición de un monto fijo o universal a todos los productores para "compensar" a los semilleros por sus ventas de variedades en el mercado. Se espera que estén gravadas por esta retención las producciones de soja y trigo.

En ese sentido, mañana martes se reunirán de manera extraordinaria los integrantes de la Comisión Nacional de Semillas (Conase) para debatir sobre este tema con los productores del sector, sobre quienes recaería esta "contribución" obligatoria.

La medida fue promovida por Obdulio San Martín, presidente del Instituto Nacional de Semillas (Inase) y se denominará "Compensación a la Innovación Tecnológica". Será aplicada a "todos aquellos productores agrícolas que utilicen semilla de propia producción y comercialicen el producto obtenido”.

El Inase dará a conocer las especies que estarán gravadas por esta nueva retención. Se espera que la soja y el trigo estén en la lista.

image.png
El Inase presentó un proyecto para gravar la soja y el trigo con una "compensación" a las semilleras

El Inase presentó un proyecto para gravar la soja y el trigo con una "compensación" a las semilleras

300 millones de dólares anuales

La Sociedad Rural estima que esta "compensación" implicaría el pago de más de 300 millones de dólares al año. Dos tercios de esa cifra recaerían sobre los productores de soja y el tercio restante sobre los de trigo.

Según el borrador de la propuesta "la compensación a la tecnología y al germoplasma de las variedades vegetales protegidas será hasta el 1,5% del valor por tonelada del producto al momento de la comercialización”.

El proyecto, además, señala que el acopio, la industria o terminal portuaria serán los responsables de hacer el descuento mencionado y transferirlo a la Asociación Argentina de Protección de las Obtenciones Vegetales (Arpov), que se encargará de pagar las regalías correspondientes a los obtentores de variedades que estén registradas en el Inase.

Además, un 10% de lo que se recaude será destinado al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para financiar "programas de investigación y desarrollo de germoplasma y tecnologías aplicadas". El 88% de la recaudación será derivado a "obtentores de variedades vegetales protegidas y titulares de la tecnología incluida en ésta" y el 2% restante será para el Inase.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate