El presidente Mauricio Macri cerró la semana con una distendida reunión con una parte de su gabinete, aunque en ningún momento dejó de monitorear los movimientos del mercado cambiario, que llegó a un máximo histórico con un dólar a 65 pesos para la venta en el Banco Nación.

Junto a otros funcionarios, disfrutó de un asado informal en la quinta de Olivos y aseguró que llegará a la segunda vuelta con Alberto Fernández, a pesar de los resultados de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

A la cita faltaron el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich -que está preparando la fiscalización de las elecciones- y el ministro de Defensa, Oscar Aguad, que se quedó en Córdoba tras el cierre de campaña, según publicó Infobae.

Pero antes de recibir a los ministros en la quinta, el jefe de Estado recibió información clasificada desde el Palacio de Hacienda y el Banco Central en una jornada tormentosa para la economía nacional. Macri pretende que las reservas del Banco Central puedan mermar.

Aseguró que llegará a la segunda vuelta con Alberto Fernández.

En otra punta de la quinta presidencial, Marcos Peña lideraba una reunión con sus asesores en comunicación para hacer un balance de la campaña “Sí se puede” y organizar la agenda mediática para el domingo. No faltaron Jaime Durán Barba, Iván Pavlovsky, Fernando de Andreis y Santiago Nieto, entre otros funcionarios y contratados del Poder Ejecutivo.

Sin embargo Durán Barba no tuvo grandes intervenciones: sólo preguntó sobre el cierre de campaña en Córdoba. Luego Peña confirmó el ritual de Cambiemos el domingo: el tradicional desayuno en el Tortoni con Horacio Rodríguez Larreta y el Macri votará cerca del mediodía en la escuela Wenceslao Ponce en Palermo.

Cuando promediaba la reunión convocada por Peña, Macri ingresó sin avisar. Hubo aplauso generalizado y felicitaciones mutuas. “Gracias por el trabajo, el mérito es de ustedes. En especial de Marcos”, dijo.

Gracias por el trabajo, el mérito es de ustedes. En especial de Marcos, dijo

El Presidente apuesta al balotaje, pero si esto no ocurre, no quiere que las arcas del Banco Central aparezcan diezmadas por la crisis económica y financiera.

Y mientras accedía a la información financiera, Peña se encargó de recibir a los ministros que llegaron a Olivos para compartir el tradicional almuerzo de los viernes: Rogelio Frigerio, Jorge Faurie, Dante Sica, Andrés Ibarra, Carolina Stanley y Germán Garavano, entre otros funcionarios ministros. El Presidente se sumó a la comida, aunque su teléfono no dejaba de vibrar con novedades que llegaban desde la City porteña, en una jornada donde el valor del dólar hizo historia.

Comentá y expresate