Navila Garay, la adolescente de 15 años que estaba desaparecido y fue hallada enterrada en una quinta de la localidad bonaerense de Chascomús, fue asesinada de al menos 17 mazazos en la cabeza, según determinaron los resultados preliminares de la autopsia.

Fuentes judiciales informaron a Télam que, de acuerdo a los forenses, la muerte de la chica se dio por un paro cardiorrespiratorio traumático tras una “hemorragia cerebral masiva” producto de “múltiples fracturas con hundimiento de cráneo”.

Según una de las fuentes consultadas, la autopsia fue realizada en la morgue del hospital de Chascomús, por médicos de Policía Científica, quienes le detallaron a la fiscal de la causa, Daniela Bertoletti, que la víctima sufrió “al menos 17 golpes con una maza en el rostro y en la cabeza”.

En relación a un posible ataque sexual, los forenses no vieron a nivel macroscópico lesiones o signos de abuso, aunque se ordenaron pericias complementarias para confirmarlo.

detenido.jpg

La fiscal a cargo de la causa, Daniela Bertoletti, afirmó este lunes que el sospechoso, Néstor Garay (56), declaró que la adolescente "lo extorsionaba" y le advirtió que "lo iba a denunciar por abuso sexual".

Además, sostuvo que "la pudo haber llevado engañada o por la fuerza a una casaquinta" donde la mató de al menos 17 mazazos y la enterró.

En un galpón hallaron "sangre y manchas en las paredes", contó Bertoletti y añadió que todavía "no apareció el teléfono" celular de Navila, aunque detectaron numerosas comunicaciones entre ella y el imputado.

"Es altamente probable que la haya matado el mismo día de la desaparición", manifestó la fiscal.

Navila era buscada desde el martes 10 de septiembre pasado y la hallaron asesinada poco antes de las 23 del domingo.

La adolescente había salido de su casa a las 18 en un remís hasta el domicilio de Garay, que si bien tenía el mismo apellido no era familiar de ella, en el barrio El Hueco.

El sospechoso fue detenido por la Policía. Lo llevaron a la comisaría 1° de Chascomús y, de allí, al penal de Dolores.

Débora Garay (27), mamá de la víctima, aseguró esta mañana que el acusado "la acosaba continuamente por teléfono" a Navila y señaló que "está muy claro que (ella) intentó resistirse" a un presunto ataque sexual, ya que "no la iba a llevar por delante así nomás". "Es una basura, un abusador, un pedófilo", advirtió la mujer.

Comentá y expresate