Son varios los factores que pueden contribuir a sentir dolor de espalda en el trabajo. Por ejemplo:

-Fuerza. Ejercer demasiada fuerza con la espalda, como levantar o mover objetos pesados, puede provocar lesiones

-Repetición. La repetición de determinados movimientos, en especial, los que suponen torcer o rotar la columna vertebral, puede lesionar la espalda.

-Inactividad. Un trabajo inactivo o de escritorio puede contribuir a generar dolor de espalda, sobre todo si tienes una mala postura o si estás todo el día sentado en una silla con respaldo inadecuado

Cómo prevenir el dolor de espalda en el trabajo

Podés tomar medidas para prevenir y evitar el dolor y las lesiones de espalda en el trabajo. Por ejemplo:

-Prestá atención a la postura. Cuando estés de pie, distribuye el peso uniformemente entre los pies. No te encorves. Para adoptar una buena postura al estar sentado, optá por una silla que le dé apoyo a la curvatura de la columna vertebral.

-Ajustá la altura de la silla: de modo de que los pies queden apoyados en el piso o en un apoyapiés y los muslos estén paralelos al piso. Al sentarte, saca la billetera o el teléfono celular del bolsillo de atrás para evitar que ejerzan más presión sobre los glúteos o la zona lumbar de la espalda.

-Levantá cosas de manera adecuada. Al levantar y transportar un objeto pesado, dejá que las piernas hagan la fuerza y contraé los músculos del tronco. Sostené el objeto pegado a tu cuerpo.

-Mantené la curvatura natural de la espalda. No gires mientras levantás el objeto. Si un objeto es demasiado pesado como para levantarlo sin peligro, pedile a alguien que te ayude.

-Modificá las tareas repetitivas. Siempre que haya disponibilidad, usa algún equipo para levantar cargas a modo de ayuda. Intentá alternar entre las tareas físicamente exigentes y las menos exigentes.

-Si trabajás con una computadora, asegurate de que el monitor, el teclado, el ratón y la silla estén bien posicionados. Si con frecuencia hablás por teléfono y escribís al mismo tiempo, poné el altavoz o usá auriculares.

-Evitá inclinarte, girar o estirarte para alcanzar algo cuando no sea absolutamente necesario. Limitá el tiempo que vas con un maletín, una cartera o un bolso pesados. Considera usar una valija con ruedas.

-Escuchá a tu cuerpo. Si debés estar sentado durante períodos extensos, cambiá de posición con frecuencia.

-Caminá de forma periódica y estirá suavemente los músculos para liberar la tensión.

Fuente: Infobae

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate