Especulaciones, reuniones a escondidas a lo largo de todo el día y versiones cruzadas. Filtraciones a la prensa, rosca política y negociaciones hasta último momento. El cierre de alianzas electorales para la intendencia tuvo todos los condimentos.

La cuenta regresiva se terminó. Antes de la medianoche -tras un día cargado de tensión- el misterio quedó develado con la definición del tablero político en Mar del Plata. El escenario electoral local se dirimió en La Plata, a 400 kilómetros de la ciudad, y la suerte de los dirigentes marplatenses estuvo atada a las alianzas que conformaron los referentes partidarios nacionales.

Las noticias más fuertes pasaron por Carlos Arroyo y Gustavo Pulti. Cambiemos le negó la PASO al actual intendente, mientras que el Frente de Todos lo dejó afuera al ex jefe comunal. De esta manera, Arroyo, con Agrupación Atlántica, analiza competir bajo la fuerza de Roberto Lavagna, mientras que Pulti irá con la boleta corta de Acción Marplatense, tras no poder concretar su deseo de ir a una interna con Fernanda Raverta y Ariel Ciano.

Mientras tanto, no se registraron novedades sobre una posible interna en Cambiemos. Vilma Baragiola y Guillermo Montenegro aparecen como los principales precandidatos de la fuerza, aunque la situación se resolverá de acá al 22 de junio, día en que vencen los plazos de la presentación de listas.

Fue un día de intensas negociaciones contra reloj y buena parte de la expectativa centrada en los movimientos de los principales precandidatos a intendente. Durante este miércoles no había referente, operador o apoderado que no estuviera entre reuniones, llamados y mensajes, acelerado por la cercanía del plazo.

Un dato: el cierre de alianzas no implica la oficialización jurídica de ninguna candidatura. Hay tiempo de presentar las listas hasta el 22 de este mes.

Comentá y expresate