Los primeros dos años de gestión de Guillermo Montenegro estarán marcados por una polarización muy marcada en el Concejo Deliberante. De las 24 bancas que componen el recinto, diez serán para la coalición oficialista y diez para la alianza del Frente de Todos.

Montenegro deberá aprender de los errores de Carlos Arroyo, que perdió la mayoría que tenía al momento de asumir el Gobierno, y tendrá que no perder a sus aliados y tender puentes con la oposición para que le aprueben los expedientes.

Si logra generar lazos con los dos ediles de Acción Marplatense - Horacio Taccone y Paula Mantero-, con el único exponente que quedó de Agrupación Atlántica -Mauricio Loria- y con la sindicalista Mercedes Morro, podrá tener más cintura a la hora de gobernar sin tener que recurrir al ala kirchnerista del orden deliberativo.

El intendente electo tendrá cinco aliados que lograron su ingreso al Concejo gracias a estar en su lista: el basquetbolista Nicolás Lauría, el edil Alejandro Carrancio, la abogada Liliana Gonzalorena, Agustín Neme -ex funcionario de Carlos Arroyo- y Marianela Romero.

Por otra parte, tendrá la difícil tarea de mantener dentro de la alianza Juntos por el Cambio a las radicales Cristina Coria, Vilma Baragiolay a la representante de la Coalición Cívica Ángelica González.Se espera que Ariel Martínez Bordaisco, hombre del radical Maximiliano Abad, sea un aliado del jefe comunal.

En la vereda de enfrente tendrá a todos los actores políticos del Frente de Todos. La alianza peronista deberá mantenerse unida si quiere tener peso en el orden deliberativo. Su jefa, la diputada nacional y candidata a intendenta en las últimas elecciones, Fernanda Raverta, adelantó que serán una oposición responsable pero que marcarán las diferencias si las políticas que aplica el oficialismo no son las que ellos consideran necesarias para la ciudad.

De las diez bancas que tendrán durante estos dos años, cinco serán ocupadas por el periodista Vito Amalfitano, la edil Marina Santoro (renovó su banca), el gremialista "Chucho" Páez, Sol De la Torrey el dirigente del Movimiento Evita, Roberto Gandolfi. Se sumarán Arial Ciano, que conformó el armado político de Sergio Massa, Daniel Rodríguez, Marcos Gutierréz, Virginia Sivori y Verónica Lagos.

Monenegro deberá generar consensos durante estos dos años si quiere tener gobernabilidad y cintura para poder aprobar los expedientes que necesita para llevar adelante la gestión que quiere para General Pueyrredon.

Comentá y expresate