- Vamos por acá gordo. Yo me voy a poner en posición, ahora no viene nadie.

- Están re lejos. ¿Por qué no te frenás delante del auto blanco?.

- No. Porque ahí quedo en la esquina, boludo.

- Esperá compa, sabés que pasamos por la casa de al lado y sonó la alarma. Para mí la vieja esa está mirando la cámara.

- Che ya apagó la luz, ¿te diste cuenta? ¿ahí qué hay, una mucama flaco? La ventana estaba abierta.

- Hay dos censores de movimiento, boludo.

El diálogo surge de una de las escuchas telefónicas entre los integrantes de la banda liderada por el “Gordo Postre", un peligroso delincuente que estaba prófugo de la justicia de Mar del Plata y fue detenido en el conurbano acusado de cometer entradas en Lanús.

Cayó el "Gordo Postre": prófugo de Mar del Plata se asentó en Solano y hacía entraderas en Lanús

Entre las pruebas que lo incriminan están las comunicaciones telefónicas que los integrantes de la banda mantuvieron durante uno de los robos, las cuales evidenciaron el trabajo de inteligencia previa que realizaban, cómo operaban y los datos de otras viviendas marcadas en caso de no poder ingresar en la que tenían apuntada.

Walter Peluffo (32), más conocido como el "Gordo Postre", está condenado a 16 años de prisión pero en 2021 se había fugado en una de sus salidas transitorias. En el juicio, la banda del “Gordo Postre” fue acusada de haber cometido más de 15 entraderas entre Mar del Plata, Balcarce y Miramar, pero sus integrantes fueron condenados por nueve hechos y fue Peluffo quien obtuvo la mayor pena.

Comentá y expresate