Una mujer fue víctima de una estafa cuando quiso comprar un iPhone a través de Internet. Mantuvo una conversación vía Whatsapp con el vendedor y tras llegar a un acuerdo para realizar la operación, realizó la transferencia bancaria. Sin embargo, nunca más tuvo respuesta.

Luz Petrocchi, de 41 años, quería un iPhone 11 Max Pro y encontró una publicación de Martín Patricio Mayone en una plataforma de compra y venta. Allí pedían $150 mil por el smartphone, pero luego de mantener conversaciones por Whatsapp, el estafador le prometió una rebaja de $10 mil si el pago se hacía vía transferencia bancaria.

“Me dijo que me fijara en la última foto del aviso. Veo que ahí estaba publicado un número de teléfono y empezamos a chatear”, relató Luz a Infobae. “No soy una caída del catre y sabía que era riesgoso hacer la operación por fuera del sitio. Lo que me distrajo fue que me dio todos sus datos personales y los de su cuenta bancaria, que estaba abierta en un banco reconocido”, contó.

Incluso, dijo que el hombre le pasó su perfil de Instagram llamado @moveelectrodomesticos, donde pudo observar que además de teléfonos móviles comercializaba heladeras, lavarropas y splits, entre otros productos. “Me imaginé que se trataba de una Pyme. Además tenía 10 mil seguidores y opté por creerle”, se lamentó.

A medida que la operación avanzaba, el estafador fue desplegando más estrategias para resultar convincente. Le mostró con una captura de pantalla que el equipo tenía garantía de Apple hasta el 5 de mayo de 2021, le pasó un video para comprobar su excelente funcionamiento y hasta le dijo que le hacía factura F para que ella pudiera descargar el IVA.

El viernes Luz hizo la transferencia desde la cuenta de su empresa, llamada Wonderlust SRL. “El pibe fue muy hábil en todo momento porque cuando le dije que ya le había hecho la transferencia él me dijo que esperáramos a que se acreditara. Cuando yo le expliqué que podía tardar un día al ser un destinatario nuevo, él me transmitió tranquilidad al decirme ‘bueno, vení a buscar el Iphone y cuando llegues entrás a tu homebanking y me mostrás el comprobante’ para acreditar que no estuviese adulterada la imagen que le había mandado”, recordó.

Ilusionada en cambiar su viejo Iphone 7, Luz se dirigió hasta la calle Maestro Santana 231, en el partido de San Isidro, para retirar el iPhone 11 Max Pro. Tocó timbre y nadie atendió. “Esperé 5 minutos y ahí entendí que me habían cagado”, admitió.

Desesperada, lo primero que hizo fue mandarle un mensaje al vendedor, que quedó con un solo tilde. “Me había bloqueado. Y cuando empecé a llamarlo por teléfono me saltaba que el teléfono estaba apagado o fuera del área de servicio”, contó Luz, quien al pedirle ayuda a su novio comprobó que el número de teléfono del estafador seguía activo -porque aparecía “en línea- al igual que el Instagram, a pesar de que ella ya no podía visualizar ese perfil.

“Si bien al principio me daba pudor contar lo que me había pasado y decía ‘qué boluda que soy, cómo no me di cuenta’, hoy solo quiero escrachar a ese hijo de puta para que no siga cagando a más gente”, aseguró la víctima, quien ya radicó la denuncia en Comisaría Vecinal 12 de la Ciudad de Buenos Aires y dio aviso al Banco Santander, donde ella también es clienta.

“Hablé con la gerenta y ya elevaron el caso al departamento de fraudes. Por lo que estuve investigando en Google es un pendejo de 24 años. Lo que desconozco es si detrás de su nombre hay una organización que se dedica a hacer estas estafas y le está robando su identidad. Eso lo determinará la justicia”, indicó Luz.

La causa por “estafa y otras defraudaciones” quedó a cargo del doctor Santiago Vismara, titular de la Fiscalía Nacional en lo Correccional y Criminal Nº 10.

Comentá y expresate